Publicidad

RSS mito

El mito de que si te das un golpe en la cabeza puedes quedar amnésico

4 Comentarios
El mito de que si te das un golpe en la cabeza puedes quedar amnésico

El mito de que te puedes perder la memoria si te propinas un fuerte golpe en la cabeza no es exactamente un mito. Es algo que puede suceder, pero se ha convierto en un mito en el sentido de que ocurre con tan escasa frecuencia que casi podríamos afirmar que no ocurre nunca.

Al menos no como aparece reflejado en el cine y la literatura. A continuación vamos a explicarlo con un poco más de detalle.

Leer más »

¿El tiempo pasa más lentamente durante un accidente?

4 Comentarios
¿El tiempo pasa más lentamente durante un accidente?

Una de las escenas más típicas del cine actual consiste en ralentizar la acción (o el punto de vista subjetivo) del personaje que está sufriendo un accidente, como por ejemplo la salida del coche de la carretera, o la caída desde una ventana, o quizás el disparo o la explosión que está a punto de arrasarlo todo.

Este tempo cinematográfico sirve para enfatizar el momento o para que sencillamente seamos capaces de registrarlo con más detalle. Pero también es una forma de poner en pantalla la idea popular de que estos momentos críticos transcurren más lentamente, como aletargados. Pero ¿cuánto hay de cierto en este mito?

Leer más »
Publicidad

¿Podría matarnos una moneda lanzada desde un rascacielos?

16 Comentarios
¿Podría matarnos una moneda lanzada desde un rascacielos?

Ya sabemos por qué los rascacielos no pueden ser más altos, ¿pero que pasaría si una moneda lanzada desde uno de esos gigantes nos cayera en la cabeza? Olvidémonos de los gigantes asiáticos y pensemos en un rascacielos de los de toda la vida como es el Empire State Building y en una pequeña moneda y ya que estamos en los EE.UU. tomemos un centavo.

Una leyenda urbana asegura que si nos cayera una moneda desde lo alto de un rascacielos nos mataría, pero se trata de un bulo. Es prácticamente imposible que la moneda nos pudiera matar.

Leer más »

¿Es verdad que Einstein era un mal estudiante y sacaba malas notas en matemáticas?

27 Comentarios
¿Es verdad que Einstein era un mal estudiante y sacaba malas notas en matemáticas?

Todos damos por sentado, a estas alturas de la película, que Napoleón era bajito, que lo de “elemental, querido Watson” lo decía Sherlock Holmes, que los piratas llevaban pata de palo y un loro en el hombro, que los cascos de los vikingos tenían cuernos o que Albert Einstein, a pesar de que era mal estudiante y sacaba malas notas en matemáticas, luego acabó revolucionando la física (o precisamente por eso, apostillan algunos).

Sin embargo, las afirmaciones anteriores son falsas. Absolutamente todas. Sí, también la de que Einstein era mal estudiante.

Al contrario, Einstein sacaba buenas notas. Bien, no se conservan las notas en primaria del pequeño Albert, pero uno de sus profesores de secundaria recordaba que sacaba buenas notas en Latín, por ejemplo.

Leer más »

¿Es peligroso despertar a un sonámbulo?

8 Comentarios
¿Es peligroso despertar a un sonámbulo?

Un episodio de sonambulismo, por lo general, apenas dura unos minutos. Y normalmente, el sonámbulo regresa a la cama por sí solo, sin recordar nada. A pesar de que da miedo pensar en algo así, el fenómeno no es especialmente infrecuente: se calcula que uno de cada tres niños ha sufrido al menos uno de estos episodios entre los cinco y los doce años (a medida que nos hacemos mayores, resulta un fenómeno menos habitual).

Cuando un sonámbulo está por casa paseando, si el episodio se torna demasiado largo, puede resultar un poco peligroso porque puede tropezarse o tocar algo que no debería tocar, por ejemplo.

Así que lo peligroso de los sonámbulos es precisamente no despertarlos (evidentemente, hay que hacerlo con suavidad, para que no se asusten demasiado). Pero lo contrario, no despertarlos, no es en absoluto una ventaja: al despertar, el sonámbulo no sufrirá un ataque al corazón, ni un brote de paranoia, o cualquier otra cosa espantosa que suele decirse con respecto a los sonámbulos.

Así que, de existir algún peligro con los sonámbulos, éste pasa precisamente por no despertarlo, no al contrario.

Leer más »

¿Nacen más bebés cuándo hay luna llena?

4 Comentarios
¿Nacen más bebés cuándo hay luna llena?

Hace un tiempo os trataba de clarificar el mito de si la luna llena afectaba en el hecho de que mayor número de gente acudiera al hospital: tras estudiarse casi 1.500 registros de víctimas de traumas ingresados en hospitales durante un año, no se detectaron relaciones entre luna llena y número de admisiones, tasa de mortalidad, tipo de heridas o duración del ingreso.

Con todo, muchos médicos todavía continúan convencidos de que la Luna llena afecta al comportamiento de los pacientes.

Otro mito relacionado con la luna, aún más popular, afirma que los días de luna llena nacen más niños. ¿Cuánto hay de cierto en ello?

En este mito también hay muchos médicos que aducen toda clase de pruebas, desde su propia experiencia como la sugerencia de que la luna, así como afecta a las mareas, también incide en el líquido amniótico, lo cual explicaría esta correlación entre la luna y los nacimientos.

Leer más »
Publicidad

¿Si te arrancas una cana te salen seis más?

8 Comentarios
¿Si te arrancas una cana te salen seis más?

El otro día me descubrí una cana. Horror. Al menos no era una cana en la cabeza, sino en la barba. Sólo era una pero, por un segundo, la imagen de Santa Claus riéndose (ho-ho-ho) cruzó por mi cabeza. Así que me la arranqué. Y, aunque suena ya medieval, alguien me dijo que cuidado, que si te arrancas una cana, entonces te salen seis más.

Pero ¿realmente hay algún sustento científico tras esta creencia popular?

El color de nuestros pelo lo determina la melanina, el mismo pigmento que provoca que la piel se ponga morena en verano (si nos da el sol, claro). Hay dos tipos de melanina, una más oscura y otra más amarillenta. Las proporciones de ambas son las responsables de nuestro particular color de pelo. A su vez, todo ello está determinado genéticamente.

También la genética es la responsable de que haya familias que tienen el pelo de color muy intenso durante mucho tiempo, y otras que enseguida empiezan a notar que se les blanquea el pelo. Junto a la genética, influye el estilo de vida: la alimentación, el estrés, etc.

Leer más »

No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (y III)

15 Comentarios
No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (y III)

En la anterior entrega de este artículo os adelantaba que los líderes, sobre todo si tienen muchos seguidores, nos infunden confianza… aunque estén completamente equivocados.

Dichos líderes no tardarán demasiado en conseguir que otras personas repitan mansamente lo que dicen. Al descubrir que el líder tiene tantos fieles, pensaremos: si el río suena, agua lleva, y seremos mucho menos críticos y más confiados con sus aseveraciones.

Sólo así, y mediante otras dinámicas psicológicas más sutiles, se explican los suicidios colectivos para trascender dimensión, cruzar puertas celestiales o esperar la abducción extraterrestre prometida por un tipo de túnica blanca.

Y si el profeta se equivoca en su afirmación, no importa. A principios de los años 1950, el psicólogo Leon Festinger hizo que varios observadores se infiltraran en una secta cuyo líder, Marian Keech, a través de un episodio de escritura automática procedente de inteligencias extraterrestres, profetizó que habría una gran inundación el 21 de diciembre de 1954.

Leer más »

No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (II)

7 Comentarios
No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (II)

Habida cuenta de lo expuesto en la anterior entrega de este artículo, nunca más habría que esgrimir un argumento bajo el amparo “la mayoría de la gente está de acuerdo” o “la mayoría de la gente no está de acuerdo”, así, de forma general (otra cosa es en contextos epistemológicamente estrictos).

Diversos experimentos sociales sugieren que nuestro cerebro tiende a preferir intercambiar ideas con personas ideológicamente próximas a nosotras, es decir, personas que no cuestiones profundamente nuestras ideas. Por si esto fuera poco, rodearnos de personas que, más o menos, piensan como nosotros, refuerza también lo que creemos sobre algo.

También el tamaño de los grupos influye en la anchura del horizonte mental de los mismos. Cuando el número de afiliados crece, la convicción en cuanto al acierto de las decisiones también lo hace. En ellos es también especialmente unilateral la búsqueda de informaciones favorables, y rechazan la disonancia cognitiva.

También solemos olvidar las evidencias que contradicen nuestra creencia y sobreestimamos las pruebas que las confirman. Sólo así puede explicarse que, a pesar de las miles, millones de páginas que se han publicado afirmando que las espinacas no tienen tanto hierro como se afirmó en su momento, las madres de medio mundo sigan afirmándolo, inasequibles al desaliento.

Leer más »

No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (I)

5 Comentarios
No te fíes de la sabiduría popular o por qué cuando el río suena, “no siempre” agua lleva (I)

Se suele decir que, cuando el río suena, agua lleva. Es decir, que si mucha gente apoya una idea o hay muchos indicios de que una idea es cierta, entonces será cierta, olerá a podrido en Dinamarca.

Sin embargo, confiar en esta asunción es tan aventurado como confiar justo en la contraria: que la mayoría siempre se equivoca. Si fuera así, la democracia sería una entelequia (más de lo que ya es), Wikipedia no funcionaría y la inteligencia colectiva sería un término vacuo.

El quid de la cuestión, pues, parece residir en cuándo debemos depositar nuestra confianza en la mayoría y cuándo no. Por ejemplo, es más inteligente fiarse de lo que afirman los expertos en una disciplina científica porque, entre ellos, hay muchos mecanismos de verificación y se promueve la crítica: en consecuencia, la homeopatía no es efectiva porque hay demasiados estudios que así lo sugieren, aunque haya millones de personas que individualmente sostengan lo contrario. Además, el diseño de los experimentos para confirmar o no la eficacia de un tratamiento elimina gran parte de los sesgos intelectuales de quienes defienden o atacan la terapia.

Leer más »
Publicidad

Ver más artículos