La escandalosa mentira del tabaco asesino (I)

Síguenos

Nuestras pobres intuiciones matemáticas, agravadas por el tiempo empleado en hablar de determinados temas y no otros en los medios de comunicación masivos, son los responsables de que nos aterren los terroristas o tomar un vuelo comercial regular.

Sin embargo, el tabaco es más aterrador que el terrorismo, y mata al día tantas personas como si varios aviones comerciales se estrellaran antes de anochecer. Aunque lo más escandaloso no son los índices de mortalidad sino que se tardó casi 100 años en reconocer públicamente el peligro que entrañaba el tabaco, en gran parte por la poderosa oposición de las grandes compañías tabacaleras.

Así pues, este no es un artículo para convenceros de lo exageradamente dañino que es fumar. Las cifras hablan por sí solas. Este artículo trata de manipulación mediática, campañas publicitarias y mentiras a escala planetaria.

En EEUU, el 97 % de la producción de tabaco se halla en manos de sólo 5 compañías. British American Tobacco, R. J. Reynolds (propietarias de Winston y Camel), Lorillard, Ligett y, por último, Philip Morris, la más importante, la segunda empresa tabacalera más poderosa del mundo.

De acuerdo con las cifras disponibles, entre 1950 y 2000, se calcula que las empresas tabacaleras podrían ser las responsables de un número de muertes mayor que las producidas por todas las guerras y genocidios ocurridos durante el pasado siglo. Durante todo ese tiempo, los directivos de ese sector han cumplido escrupulosamente con su cometido dirigiendo la producción de una droga adictiva que causa daños tan letales como el cáncer, las enfermedades coronarias, los derrames cerebrales y los enfisemas.

Sólo en EEUU, cada año mueren 400.000 personas a causa del tabaco. A nivel mundial, mueren entre 2,5 y 5 millones de personas.

Basta echar un vistazo a la Historia para advertir la urdimbre maquiavélica que hay tras este negocio, que ha conseguido que la salud se subordinara a los intereses empresariales.

Hasta 1950, apenas fue posible estudiar los componentes del humo producido por la combustión del tabaco, ya que se carecía del instrumental necesario para detectar e identificar las sustancias carcinógenas. Fue entonces cuando se confirmó que el 96,5 % de los pacientes de cáncer de pulmón eran fumadores moderados y compulsivos. En 1953 se observó que la aplicación de nicotina en el lomo de ciertos ratones de laboratorio desarrollaba tumoraciones.

Pero en 1954, R. J. Reynolds Tobacco Company hizo pública una nota en la que decía:

Todavía no existe ni una sola prueba que relacione directamente el consumo de cigarrillos con el cáncer de pulmón.

En 1964, un cirujano llamado Luther Terry hizo público un informe en el que enumeraba los riesgos que el consumo de tabaco entrañaba para la salud. El gerente de Philip Morris sentenció:

Nos negamos a aceptar la idea de que el tabaco contiene agentes dañinos.

Los años siguientes, las opiniones vertidas por las compañías tabacaleras siempre eran del mismo signo. No hay peligro. No hay pruebas. Hasta 1975, cuando la UK Imperial Tobacco trató de emitir un mensaje un poco menos tajante (sólo un poco menos):

Como empresa, ni hacemos ni estamos cualificados para emitir diagnósticos. No podemos más que aceptar o rechazar los argumentos del Ministerio de Sanidad.

Vía | Las mentiras de la ciencia de Dan Agin

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios