Compartir
Publicidad

Si estás deprimido, será mejor que no sueñes

Si estás deprimido, será mejor que no sueñes
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las personas que padecen depresión también suelen tener problemas para conciliar el sueño o dormir plácidamente toda la noche, hasta el punto de que, en muchas ocasiones, por la mañana sienten que no tienen energía.

La razón, según una investigación, parece estribar en el hecho de que las personas depresivas tienen demasiado sueño REM y muy poco sueño profundo. Pero ¿por qué?

REM y sueño profundo

La fase REM y el sueño profundo son dos fases del sueño que, hasta cierto punto, son opuestas. Mientras que en el REM, que es cuando soñamos y nuestros ojos se mueven erráticamente, estamos cerca de la vigilia y el cerebro está muy activo, en el sueño profundo estamos aislados de la realudad y el cerebro está mucho más aletargado.

Dream 333815 960 720

Tal y como explica Richard Wiseman en su libro Escuela nocturna:

Los dos estados son beneficiosos, cada uno a su manera. El REM te ayuda a afrontar las inquietudes y preocupaciones, y el sueño profundo devuelve la energía necesaria al cerebro y al cuerpo. Por ello, algunos investigadores piensan que los tiempos que pasas en cada fase se compensan. Si estás mucho tiempo en el sueño profundo, por la mañana te sentirás muy bien físicamente, pero es más probable que te agobie cualquier pequeño problema que se produzca. En cambio, si pasas la mayor parte de la noche soñando tendrás más coraje para resistir los golpes y las flechas de la injusta fortuna, pero te sentirás con menos fuerza.

El estado depresivo

En un estudio se invitó a personas con depresión a un laboratorio del sueño para escrudriñar su actividad cerebral. Los resultados dieron pruebas asombrosas de que los sueños de las personas deprmidas son más largos y más frecuentes que los de las personas no deprimidas. El resultado es que las deprimidas pasan poco tiempo en sueño profundo, por lo que despiertan más agotadas.

Debido a la depresión, la fase REM se dispara, como si el durmiendo acudiera a un terapeuta nocturno. El estudio de Gerald Vogel, de la Universidad de Emory, al menos es lo que sugiere.

Podríamos intentar que el durmiente soñara menos despertándole cuando descubramos que empieza a soñar, pero este método es un tanto complicado de llevar a cabo, al menos de momento. Sin embargo, la hipótesis planteada concierne a algunos antidepresivos.

muchos antidepresivos reducen la cantidad de tiempo que la persona se pasa soñando por la noche (además de aumentar la viveza de los sueños que sí tiene), lo cual lleva a muchos investigadores a concluir que esta podría ser una de las razones de que tales medicamentos sean efectivos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad