Napoleón no era bajito, y las personas de corta estatura no son más agresivas

Sigue a

elreydebrobdingnagygullly0.jpg

A la gente le encanta hacer generalizaciones: imaginaos, es una forma de saber la catadura de un grupo gigantesco de personas sin tener que tomarnos la molestia de conocerlos individualmente.

Por eso hubo tanta gente que consideraba a los negros intelectualmente inferiores. O a las mujeres. Incluso se usan personajes famosos para reafirmar posturas ideológicas: si Einstein era muy inteligente y ateo, los ateos son más inteligentes. E incluso para derribar esas mismas posturas: ¿eres vegetariano? Pues Hitler también lo fue.

Algo similar ocurre con las personas de corta estatura, aunque en este caso la falacia se sustenta, además, en varios equívocos, tanto científicos como históricos.

El llamado “complejo de Napoléon” describe a personas de corta estatura que compensan dicha falta mostrándose agresivos, escandalosos, egomaníacos, etc. Todos tenemos imágenes arquetípicas en la cabeza que confirman esta idea: Sarkozy, por ejemplo. O Tom Cruise, cuando se vuelve tarumba en plena entrevista y se pone a saltar en el sofá.

Sin embargo, no hay pruebas científicas sólidas que sostengan dicha teoría. No se ha reconocido oficialmente como trastorno psiquiátrico, y no parece ocurrir en el reino animal, salvo entre los machos de los peces espada, que el más pequeño iniciaba las peleas el 78 % de las veces.

Por si esto fuera poco, Napoléon, icono del bajito furioso y chulito, ni siquiera era de corta estatura. Esta imagen fue creada, en parte, por el caricaturista británico James Gillray (1757-1815), inspirándose en Los viajes de Gulliver. En la imagen, el rey Jorge III sostiene a Napoleón en la palma de su mano, mientras le inspecciona con una lupa.

En 1821 se llevó a cabo una autopsia de Napoleón Bonaparte y se determinó que su estatura era de 1,69 metros. La estatura media de los varones franceses entre 1800 y 1820 era de 1,64 metros. Y la del inglés medio, 1,68. De modo que Napoleón era más alto que la media. El gran enemigo de Napoleón, Horatio Nelson, por ejemplo, solo medía 1,62 metros.

Lo que sí ocurrió es que Napoleón, tras subir al poder en 1799, impuso requerimientos de estatura al ejército francés. La Guardia Imperial, un mínimo de 1,78 metros. Y los Cazadores Montados, 1,70. Por lo tanto, la mayoría de ocasiones, los soldados que rodeaban a Napoleón eran significativamente más altos que él, por lo que podría dar la impresión de que él era bajito.

Eso no quita que diversas investigaciones sugieran que los bajitos tienen más dificultades para obtener reconocimiento social, tal y como explicamos en Si eres bajito, tendrás menos probabilidades de tener éxito.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios