¿Cada vez somos más inteligentes? El Efecto Flynn (II)

Síguenos

Asumiendo que el CI sólo mide un tipo muy concreto de inteligencia, estos datos ponían de manifiesto que la genética no era suficiente para explicar este aumento de inteligencia. El efecto Flynn, pues, también es una prueba de peso que demuestra que el CI está profundamente afectado por el entorno.

Así pues, si es el entorno el responsable de que la inteligencia de los diferentes grupos sociales aumenta cada vez más, ¿qué factor ambiental o conjunto de ellos ha originado esta escalada que se da en los modos específicos de inteligencia medida por el CI: resolución de problemas, razonamiento abstracto, reconocimiento de patrones, lógica espacial?

A pesar de que existan objeciones al CI, psicólogos, sociólogos y otros expertos en psicometría ya no cuestionan que el efecto Flynn es real. En la mayoría de países del mundo el CI ha aumentado una media de 3 puntos por cada 10 años. Más aún: este aumento cada vez gana más velocidad. La media de los Países Bajos, por ejemplo, se incrementó 8 puntos entre 1972 y 1982.

Imaginaos las implicaciones de estos pequeños incrementos: si una persona que en 1920 era considerada muy inteligente según su CI pudiera viajar en una máquina del tiempo hasta el año 2000 y se volviera a presentar a un test de CI… sería considerada inmediatamente como una persona mediocre.

Los inteligentes de antes ahora son unos obtusos (siempre, insisto, desde el punto de vista de lo que miden los tests de CI).

Las razones sobre estos cambios tan espectaculares no son claras. Por ejemplo, podría ser que cada vez estuviéramos más habituados a los tests de inteligencia (y no digamos ahora, cuando incluso existen videojuegos que plantean este tipo de problemas como pasatiempo). Sin embargo, Flynn ya señaló que esto no está tan claro: aunque se repitiera el mismo test de inteligencia una y otra vez, los posibles beneficios que reportarían a la persona no superan los 5 o 6 puntos.

Tampoco es probable que el efecto Flynn sea consecuencia de una mejor alimentación. La altura que tenemos en la edad adulta depende mucho de la dieta que hemos tenido en los primeros años de nuestra vida. Pero esta tendencia a ser cada vez más altos, iniciada en el mundo industrializado durante la mayor parte de los últimos dos siglos, se ha ido estancando en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. No obstante, el periodo de la posguerra presenta el pico más pronunciado de incremento de CI.

El aumento de inteligencia, pues, no avanza paralelo al aumento de estatura. También deberían darse mejoras en el funcionamiento mental en general, y no sólo en el ámbito de la resolución de problemas de lógica de los tests de CI. Por ejemplo, en lo que se refiere a conocimientos de historia o competencia matemática, los estudiantes de los EEUU se han quedado estancados o han ido empeorando durante la mayor parte de los últimos 40 años.

Este hecho también echa por tierra la justificación de que es la mejora en la educación lo que podría explicar el efecto Flynn. Los resultados de los estudiantes son cada vez más pobres pero sus puntuaciones a la hora de resolver estrictos problemas de lógica y abstracción son cada vez más excelentes.

Vía | Everything Bad Is Good for You, de Steven Johnson

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios