Las Palmas, refugio de pescadores piratas

Síguenos

Barco Esperanza de Greenpeace

Greenpeace presentó ayer en Las Palmas el informe “Testigos del Saqueo 2006. Cómo el pescado capturado ilegalmente en aguas africanas llega a los puertos y mercados comunitarios”. Este trabajo recoge datos sobre la actividad de flotas ilegales en las aguas de Guinea durante el año pasado. Greenpeace concluye que prácticamente el 50% de los 92 barcos observados pescaban de forma ilegal o estaban vinculados a actividades ilegales de pesca.

Como consecuencia de la pesca pirata, muchos pescadores locales de África Occidental, se han quedado sin trabajo y sin ingresos, llegando muchas veces a arriesgar sus vidas. Las autoridades guineanas no tienen capacidad para combatir a los ilegales, los cuales, en ocasiones faenan impunemente a apenas dos millas de la costa.

Según Sebastián Losada, responsable de la campaña de océanos de Greenpeace, el informe explica los métodos de operación de las flotas piratas y analiza las medidas europeas contra la entrada de pescado ilegal en nuestros mercados. El estudio dedica especial interés al panorama español, ya que algunos puertos españoles como el puerto de Las Palmas se han convertido en verdaderos refugios de pescadores piratas. Además, se insta a la comunidad internacional a colaborar activamente en perseguir este tipo de actividades, un apoyo que resulta indispensable si se pretende terminar con la pesca ilegal.

Greenpeace ha concretado las siguientes propuestas:


  • Puesta en práctica y aplicación inmediata de las normativas vigentes relativas a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) y negociación de nuevas medidas de control y en las organizaciones regionales de pesca.

  • Creación de un registro global, exhaustivo y públicamente accesible de buques de pesca, en el que se incluyan los buques refrigerados que transportan pescado, información sobre las áreas en las que están autorizados a faenar e historial del buque (banderas, propietarios, infracciones), así como un sistema único de identificación de los buques.

  • Establecimiento de una “lista negra” centralizada y públicamente accesible de buques de pesca y compañías que atentan contra las medidas de conservación.

  • Desarrollo de mecanismos de control legalmente vinculantes que contrarresten los efectos de la pesca INDNR, de acuerdo con las líneas que establece el Esquema de Control en Puertos de la FAO.

  • Prohibición inmediata de los transbordos en el mar excepto en áreas específicamente designadas al efecto de que estén estrechamente controlados y supervisados en tiempo real por una autoridad competente. Los transbordos podrían permitirse también en puertos específicamente designados, siempre con supervisión en tiempo real.

  • Promoción de enfoques regionales al problema de la pesca INDNR que tengan en cuenta las características particulares de los países en desarrollo, y que incluyan asistencia técnica y financiera y el emplee de sistemas robustos de bajo coste y baja tecnología para combatir la pesca ilegal.

Vía | Greenpeace
Más información | La pesca ilegal y la pesca de altura

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario