Enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes, el peligro de la globalización (I): Zoonosis, clasificación y evolución

Síguenos

Gripe Aviar

Las enfermedades infecciosas emergentes son aquellas recién descubiertas, las cuáles son capaces de causar serios problemas de salud local o internacional. En los últimos 20 años se han descubierto más de 20 nuevos gérmenes productores de nuevas enfermedades o síndromes.

Las enfermedades reemergentes son las consideradas supuestamente controladas, en descenso o casi desaparecidas, y que vuelven a constituir una amenaza sanitaria. Estas enfermedades normalmente reaparecen en proporciones epidémicas.

Enfermedades prevenibles por vacunas, como la difteria y la poliomielitis afectan nuevamente a naciones que llevaban años sin ellas por el descenso en las coberturas de inmunización, diferencias técnicas, graves problemas económicos u otros de orden social.

Dentro de las enfermedades emergentes, nos encontramos que un 60% de estos patógenos humanos son zoonóticos y que más del 71% tiene origen salvage.

¿Qué es una enfermedad zoonótica?

Las enfermedades zoonóticas son aquellas enfermedades o infecciones cuyos vectores iniciales son los animales y que pueden transmitirse entre especies hospedadoras diferentes y entre los individuos de la misma. Por ejemplo, la famosa gripe aviar, o la encefalopatía espongiforme bovina (vacas locas).

Zoonosis

Debido a los constantes cambios que hay en la demografía humana y animal y también al cambio climático, estas enfermedades cada vez son más frecuentes. Se cree que en las próximas dos décadas el cambio climático será el factor principal que provocará el aumento de enfermedades reemergentes.

Normalmente este tipo de enfermedades necestian mutar para transmitirse a los seres humanos (mutaciones que son adquiridas mayoritariamente debido a virus, que alteran el genoma de los patógenos).

Clasificación

Según el tipo de transmisión, los patógenos zoonóticos se pueden clasificar en dos tipos:

  • Directa (p.e.: rabia o gripe porcina).
  • Indirecta (p.e.: productos animales infectados de brucella, huevos con salmonella…)

Según el rango de hospedadores infectables, también se pueden clasificar en dos grandes grupos con sus dos subgrupos respectivamente:

1) En Virus:

  • Amplio espectro: tienen una baja tasa de mutación (p.e. poxvirus)
  • Estrecho espectro: con alta tasa de mutación (p.e. Virus de la encefalopatía equina venezolana)

2) En Patógenos Celulares:

  • Amplio espectro (p.e. Coxiella burnetii)
  • Estrecho espectro* (p.e. Anaplasma, rickettsia, virus de la rabia)

*Aquí entra en juego el concepto epidemiológico de reservorio: una o más poblaciones conectadas en las que la incidencia de un patógeno es constante y limitada a las especies que forman la reserva.

También podrían llegar a clasificarse según la probabilidad de transmitirse a humanos, pero es un factor muy variable.

Cómo evolucionan estos patógenos

Los factores que inducen cambios en los patógenos suelen basarse:

  • En el ambiente o en la ecología del ambiente: modificación, limitación, eliminación y aparición o creación de nuevos hábitats por causas naturales, humanas o de cambio climático.
  • En el hospedador: mayor longevidad o defensa mediante terapias antibióticas.

zoonosis

Estos factores mencionados arriba someten a los patógenos a una presión selectiva, que se traduce que en los nuevos ambientes los patógenos que han sufrido cambios mediante recombinación, mutación o adquisición de información genética exógena y hayan ganado en virulencia (por ser más invasivos, por transmitirse mejor, por producir toxinas o porque ahora son resistentes a los antibióticos) se verán favorecidos por la selección natural, incrementando la población de estos patógenos mutados debido a su viabilidad.

En XatakaCiencia | Enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes, el peligro de la globalización (II): Zoonosis, extensión de los patógenos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios