Descubierta la función que desempeña el apéndice (fosa iliaca derecha) de nuestro sistema digestivo, es un refugio bacteriano

Síguenos

apendice.JPG

Son muchas las personas que han sido operadas de apendicitis, cuando el apéndice situado en el intestino grueso se inflama, hay que extirparlo, ya que se podría agravar la situación pasando a una seria infección denominada peritonitis. En principio se creía que el apéndice era un órgano inútil, vestigio de la evolución, un error de diseño, etc., pero esta percepción puede cambiar.

Un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke, parece que ha descubierto cual es la verdadera función de este apéndice. Según los investigadores, su función básica radicaría en la protección y producción de los distintos microorganismos beneficiosos que habitan en nuestros intestinos.

Entonces extirpar el apéndice podría resultar un error, el órgano en cuestión permitiría la recuperación del sistema digestivo si este se viera afectado por una enfermedad que arrasara con la flora bacteriana, como por ejemplo el cólera. La conclusión es que el apéndice es un refugio bacteriano o al menos esa es la teoría que ahora se baraja, es como si fuera el invernadero en el que nuestro organismo cultiva las bacterias beneficiosas.

Los investigadores también indican que actualmente el apéndice no tiene razón de ser y menos en los países desarrollados, ya que si una enfermedad elimina nuestra flora bacteriana, la podemos recuperar de varias maneras. No es el caso en los países subdesarrollados en los que las enfermedades no son tratadas adecuadamente por la carencia de medios, aquí el apéndice contribuye en la recuperación del sistema.

Todavía se deberán realizar más estudios, los expertos indican que de todos modos, si se inflama es recomendable extirparlo, quién sabe, podría ser que de algún modo, extirpar el apéndice influya en nuestra calidad de vida o en la aparición de determinadas enfermedades en un futuro. Como hemos dicho antes, nuevos estudios terminarán por dar respuesta a las nuevas preguntas surgidas.

Los datos del estudio han sido publicados en la revista electrónica Journal of Theoretical Biology.

Vía | El Nuevo Herald
Más información | Science Direct
Más información | Duke University School of Medicine
Más información | Wikipedia

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario