¿Cuál podría ser la longitud máxima de una caña vertical para que se pueda beber un refresco con ella?

Sigue a Xatakaciencia

pajitas.jpg

Una de las cosas que más me atraen de las coctelerías son esas cañas largas que te permiten beber de tu cóctel sin ni siquiera acercarte a la mesa espinillera donde el camarero lo depositó. Como si fueras una especie de mosca mutante de probóscide larguísima.

Pero ¿cuán larga podría ser una caña vertical y funcional para, por ejemplo, aspirar un refresco de cola?

Si se crease un vacío absoluto por encima de un líquido no volátil, la altura máxima a la que se podría absorber en un tubo vertical se alcanzaría cuando la presión de la cabeza hidrostática de la columna de líquido fuera igual a una atmósfera (101.325 pascales). Esta presión viene dada por p x g x h, siendo p la densidad del fluido, g la aceleración gravitatoria (9,81 metros por segundo) y h la altura en metros. En el caso del agua, que tiene una densidad de 1.000 kilogramos por metro cúbico, esto da una altura de unos 10,3 metros.

Pero estos cálculos entrañan un problema: el agua tiene una presión de vapor de 3.536 pascales (27 ºC). Es decir, que el agua empezaría a hervir antes de que se consiguiera un vacío perfecto. La altura máxima posible, entonces, se reduce a 9,97 metros.

Si hablamos de una bebida carbonatada entonces las cosas se complican un poco más:

porque el dióxido de carbono empezará a “hervir” y a escapar de la solución en condición de vacío. Si se absorbe con mucha lentitud, lo primero que llegaría sería CO2 y luego, una vez terminado el gas, llegaría el refresco. Si se chupase muy deprisa, se podría conseguir que llegase la bebida antes de que nuclease el CO2 y formase burbujas. Lo más probable es que llegase una espuma de líquido y burbujas de CO2, y se podría conseguir sin duda sorber desde una altura mucho mayor, porque la densidad efectiva de la mezcla espumosa sería inferior a la del agua líquida pura. Con índices de succión intermedios, las burbujas de espuma se fundirían y se obtendría una altura de columna inferior.

Las cañas de plástico normales tampoco soportarían la presión del vacío, de modo que sería necesario un tubo de plástico de paredes gruesas.

Si queréis profundizar en el proceloso mundo de las cañas largas, aquí tenéis la oportunidad de hacerlo.

Vía | ¿Hay algo que coma avispas? de Mick O´Hare

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios