Los efectos del calentamiento en los glaciares del Himalaya

Sigue a Xatakaciencia

himalaya

Hasta el Reino de Bután, un pequeño país montañoso situado en la cordillera del Himalaya, entre India y China, se desplazó Summer Rupper, profesor de geología de la Brigham Young University, para comprobar la veracidad de sus peores predicciones: los efectos del calentamiento global.

Publicado en la revista Geophysical Research Letters, los resultados de Rupper indican que incluso si el clima se mantuviera estable, casi el 10 por ciento de los glaciares de Bután desaparecerían dentro de las próximas décadas. Y, lo que es más, la cantidad de agua de deshielo procedente de estos glaciares podría disminuir en un 30 por ciento.

El aumento de las temperaturas es sólo uno de los culpables de la regresión de los glaciares. Una serie de factores climáticos como el viento, la humedad, la precipitación y la evaporación pueden afectar al comportamiento de los glaciares.

Particularmente, los glaciares de Bután llevan viendo el calentamiento desde las últimas décadas y actualmente les cuesta un montón ponerse al día

Explica Rupper.

De hecho, las tasas de nevadas en Bhután necesitarían duplicarse para evitar el retroceso de los glaciares, algo improbable porque temperaturas tan cálidas conducen a la lluvia en vez de nieve. Si los glaciares continúan perdiendo más agua que ganancia, la combinación de lluvias y deshielo aumentará la probabilidad de inundaciones, algo que podría ser devastador para los pueblos vecinos.

Gran parte de la población mundial se encuentra justo bajo el Himalaya. Se podría perder mucha cultura e historia, no sólo en Bután, sino en los países vecinos que comparten los mismos riesgos

Señala Rupper.

Los resultados de Rupper muestran que si las temperaturas subieran a sólo 1 grado Celsius, los glaciares de Bután se reducirían en un 25 por ciento y la tasa anual de agua de deshielo se reduciría hasta en un 65 por ciento.

Para realizar una verificación de lo predicho, Rupper se unió a investigadores de la Universidad de Columbia, el Observatorio Terrestre Lamont-Doherty, la NASA y el Departamento de Servicios Hidro-Meteorológicos de Bután. Juntos pudieron llegar a los lugares más remotos del país oriental. Allí instalaron una estación meteorológica y un equipo de monitoreo glaciar, utilizados para recopilar datos en tiempo real.

Las previsiones y trabajos de campo de Rupper se encuentran entre los primeros en observar los glaciares en Bután. El gobierno espera poder utilizar esta investigación para la toma de decisiones sobre los recursos hídricos y los peligros de inundación.

Esperamos que la buena ciencia pueda conducir a soluciones de ingeniería adecuadas para los cambios que vamos a presenciar en las próximas décadas

Concluye.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios