Publicidad

Los niños no sacan peores notas en el colegio porque sean niños, sino porque está considerado "cosas de niñas"

Los niños no sacan peores notas en el colegio porque sean niños, sino porque está considerado "cosas de niñas"
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde la primaria hasta la universidad, las niñas son más disciplinadas que los niños en sus labores escolares, estudian más y obtienen mejores notas. Las niñas constantemente superan a los niños en el ámbito académico.

Un análisis superficial se quedaría ahí: las niñas son mejores. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que lo que puede estar pasando es que los niños no son peores, que no es exactamente lo mismo. Es decir, que los niños no lo harían tan bien como podrían hacerlo porque socialmente no les conviene.

Bullying

El colegio es una jungla de causas y efectos psicosociales mucho más tupida de lo que parece, y no todo responde a estímulos simples. Los niños, a medida que entran en la pubertad, empiezan a competir entre ellos sexualmente, aglutinándose en tribus sociales, en clanes, en roles; y muchos de los comportamientos y conductas responden muy finamente a todo un entramado en el que tu reputación, lo más preciado en esos momentos, puede verse comprometida.

Por eso los padres, en tal contexto, apenas tienen ya influencia en la educación de sus hijos, tal y como defendía Judith Rich Harris en El mito de la educación.

Incluso aspectos tan evidentes como el rendimiento académico, pues, pueden verse influidos no solo por la inteligencia innata u otros atributos biológicos, sino también por sesgos psicológicos. Por ejemplo, si algo es "muy de niñas", los niños no se esforzarán tanto en llevarlo a cabo, y viceversa (eso explicaría, por ejemplo, por qué las niñas suelan ser menos competentes en matemáticas que los niños: los números son cosa más de niños). Incluso en colo de la piel influye: los afroamericanos obtiene un puntaje inferior en el CI sencillamente porque han asumido el estereotipo de que son menos inteligentes por ser afroamericanos (tal y como suecede con las rubias y el estereotipo de que son más tontas).

De igual modo, hay fuertes incentivos sociales para esforzarse en realizar algo, o no esforzarse. En el caso de los niños, los que obtienen mejores notas (y también los que obtienen peores) tienen un mayor riesgo de sufrir bullying que las niñas en la misma situación académica. El estudio citado plantea una hipótesis para que suceda algo así: el alto rendimiento en clase es considerado por los estudiantes como no-masculino y que viola las normas del grupo de pares.

Esto podría poner a los niños de alto rendimiento en mayor riesgo de victimización por acoso en comparación con las niñas de alto rendimiento.

Es decir, que estamos ante una profecía autocumplida: dado que las niñas sacan mejores notas que los niños, los niños intentan no sacar tan buenas notas como las niñas para evitar ser considerados demasiado "niñas". Ante lo cual cabe preguntarse: ¿qué fue antes? ¿El huevo o la gallina? ¿O quizá estamos ante un efecto similar a esas paradojas ontológicas de series como Dark donde un personaje puede construir una máquina del tiempo tiene un diario para construir una máquina del tiempo que su Yo del futuro viajó al pasado para entregarle el diario que él mismo escribió sobre la construcción de una máquina del tiempo?

Sin duda, todo un nudo gordiano... como casi cualquier intento de descifrar las causas que moldean la configuración social de un grupo de personas y que ponen en evidencia que nuestros intentos de gestionarlas mediante políticas de cualquier tipo distan de ser eficaces, cuando no son incluso contraproducentes.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios