Publicidad

Las chimpancés hembras juegan más con juguetes "femeninos" que los chimpancés macho

Las chimpancés hembras juegan más con juguetes "femeninos" que los chimpancés macho
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Cuando se les presentan juguetes humanos con estereotipos sexuales, los chimpancés salvajes juegan más con juguetes típicamente femeninos, mientras que los chimpancés machos juegan más con juguetes masculinos.

Es lo que sugiere el primer estudio que ha obtenido evidencias de especies no-humanas, salvajes, jugando con muñecas rústicas. El trabajo también es el primero en observar diferencias en la elección de los juguetes, hecha por animales salvajes de sexos diferentes.

14 años de observación

Tras 14 años de observación en el parque nacional Kibala, los etólogos estadounidenses Sonya M. Kahlenberg y Richard W. Wrangham constataron que había diferencias entre chimpancés en función de su sexo a la hora de escoger juguetes.

Esta idea resulta interesante en el sentido de que desmonta la propuesta de que todo cuanto hacemos es cultural, tiene su origen en una construcción social. Como en cualquier otra conducta, hay una parte cultural y otra biológica.

En el estudio, publicado hace unos años en la revista Current Biology, se sugiere que, cuando presentan juguetes humanos, las chimpancés juegan más con los juguetes típicamente femeninos, mientras que los chimpancés juegan más con los juguetes masculinos. En los primates humanos y no humanos, pues, las hembras tienen un mayor interés en los bebés y los machos en el juego rudo.

Kahlenberg y Wrangham escriben que:

Los ejemplares jóvenes tienden a llevar palos en un modo que sugiere una rudimentaria muñeca y que, como en los niños y en los monos cautivos, este comportamiento es más común en las hembras que en los machos. Estas investigaciones sugieren que una similar diferencia sexual puede haber tenido lugar en el linaje humano y prehumano, al menos considerando nuestra común ascendencia con los chimpancés, mucho antes de que la socialización directa se convirtiese en una influencia importante.

Con todo, habría que realizar más estudios entre primates con menos dimorfismo sexual, como por ejemplo los bonobos. Las diferencias de género en los niños en materia de juguetes son sólidas y similares en diferentes culturas. Incluyen la tendencia de las niñas a jugar más con muñecas y la de los varones, con rodados y armas. Este patrón es explicado por la socialización con los adultos y con sus pares. De igual modo, las niñas que fueron expuestas a altos niveles andrógenos fetales tienden a hacer elecciones de juguetes relativamente masculinos.

Por supuesto, esto no quiere decir que todo sea biológico y que no podamos hacer nada por cambiarlo (al menos hasta cierto punto). Lo que quiere decir que es un comportamiento que surge de una interacción tan compleja entre la naturaleza y la crianza que quizá la mera pregunta "¿qué influye más?" ni siquiera tenga sentido.

Naturalmente, esto sigue siendo objeto de análisis, y no debería alimentar ningún prejuicio, porque el problema no es que haya diferencias entre hombres y mujeres, el problema es el valor que le damos a esas diferencias ... Es decir, ¿valoramos las cosas masculinas más que las femeninas, solo porque nuestra sociedad es más patriarcal y, por lo tanto, sesgada hacia las preferencias y habilidades masculinas?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios