Favoritos de 3363 en Xatakaciencia http://www.xatakaciencia.com/usuario/ seleccionado por 3363 http://www.xatakaciencia.com <![CDATA[La niña que desmontó la pseudociencia del Toque Terapéutico (y II)]]> http://www.xatakaciencia.com/medicina/la-nina-que-desmonto-la-pseudociencia-del-toque-terapeutico-y-ii http://www.xatakaciencia.com/medicina/la-nina-que-desmonto-la-pseudociencia-del-toque-terapeutico-y-ii Mon, 20 Sep 2010 23:28:29 +0000 seleccionado por 3363 Emily Rosa era una niña de 9 años de Loveland, Colorado, que quería obtener una buena calificación en la asignatura de ciencias del colegio. Así que ideó un experimento para verificar la veracidad de una pseudociencia como trabajo.

El tratamiento de medicina alternativa que escogió someter a examen fue el Toque Terapéutico, porque Emily entendía que tenía poco sentido que la gente pudiera curarse simplemente porque alguien moviera sus manos rítmicamente por encina del cuerpo del paciente, a una distancia de entre 5 y 15 centímetros, con el fin de reequilibrar el campo magnético humano que supuestamente nos envuelve a todos.

Emily entendía que aceptar algo así suponía reescribir una buena cantidad de páginas de su libro de ciencias, así que creyó oportuno comprobar si realmente el Toque Terapéutico podría ser una revolución científica que acabara por otorgarle el Premio Nobel a su descubridora.

El experimento llevado a cabo por Emily acabó siendo portada en el New York Times del 1 de abril de 1998, y también fue publicado en el The Journal of the American Medical Association.

Pero ¿qué hizo exactamente?

Emily ideó un experimento simple para comprobar si los practicantes del Toque Terapéutico sienten realmente un “campo humano de energía”, tal como dicen. La terapeuta y Emily estaban sentadas a una mesa, una frente a la otra, separadas por una pantalla opaca, en cuya base se habían recortado dos agujeros. La terapeuta colocaba en ellos las manos, cubiertas por una toalla. Antes de cada serie de pruebas, se le daba un tiempo para que “se concentrara” o hiciera las preparaciones mentales que juzgara necesarias. Emily lanzaba una moneda al aire y, de acuerdo con el resultado, situaba su mano derecha o izquierda a unos diez centímetros por encima de una mano de la terapeuta. Entonces le preguntaba qué mano estaba más cerca de la suya; la terapeuta disponía del tiempo que quisiera para decidir.

Ya os imagináis el resultado del experimento. De las 280 pruebas con 21 terapeutas, el 44 % de las veces escogieron la opción correcta, un porcentaje ligeramente más bajo que el de la adivinación al azar.

Por supuesto, el experimento es un tanto ingenuo y criticable en algunos detalles (por ejemplo, el número de muestras es pequeño), pero resultaba asombrosamente agudo para tratarse de una estudiante de cuarto curso. Una niña de 9 años había parecido conducirse con más sentido común que miles de practicantes adultos del Toque Terapéutico.

Por supuesto, también se hicieron experimentos más rigurosos cuyos resultados fueron igualmente negativos. El Toque Terapéutico era una nueva charlatanería que era capaz de embaucar a personas con crédito académico pero escasa disciplina intelectual. Algo que debieron aprender de la pequeña Emily.

Vía | Más allá de las imposturas intelectuales de Alan Sokal

]]>
<![CDATA[¿Cómo nació la lectura?]]> http://www.xatakaciencia.com/biologia/como-nacio-la-lectura http://www.xatakaciencia.com/biologia/como-nacio-la-lectura Mon, 30 Aug 2010 02:44:26 +0000 seleccionado por 3363 Leer es una actividad muy propia del ser humano actual, pero es relativamente reciente. El posar nuestros ojos sobre pulpa de árbol prensada y manchada por miles de insectos de tinta tiene muy poco de natural.

De hecho, tan poco de natural que gags como el que vi el otro día en un capítulo de Family Guy no parecen tan exagerados: Brian le dice a una chica mona pero tonta que ha escrito un libro. ¿Qué?, responde ella. Un libro, como una revista pero con más páginas. ¿Ein? Es como Internet pero hecho con árboles.

Sin embargo, la lectura ha cambiado nuestra historia como especie. Pero ¿cómo sucedió la primera vez?

Según el neurocientífico francés Stanislas Dehaene, los primeros humanos que inventaron la escritura, y de paso el cálculo, pudieron hacerlo gracias a lo que él denomina “reciclado neuronal”.

Es decir, que según Dehaene, nuestra capacidad para reconocer palabras escritas usa, evolutivamente hablando, el antiguo sistema de circuitos de la especie especializado en el reconocimiento de los objetos.

Es más, al igual que la capacidad de nuestros antepasados para distinguir entre el depredador y la presa con un simple vistazo recurría a una capacidad innata para la especialización visual, nuestra capacidad para reconocer las letras y las palabras tal vez permita suponer la existencia de una capacidad más innata todavía de “especialización de la especialización.

La investigadora Maryanne Wolf amplía el punto de vista de Dehaene afirmando que es más que probable que el cerebro lector hubiese explorado senderos neuronales más antiguos, diseñados en su origen no sólo para la visión, sino para relacionar ésta con las funciones lingüística y conceptual: por ejemplo, para relacionar el reconocimiento inmediato de una huella con la deducción de que indica peligro.

Cuando nuestro cerebro se enfrentó a la tarea de leer, escribir y calcular, tuvimos a nuestra disposición tres ingeniosos principios de diseño: la capacidad para establecer nuevas conexiones entre estructuras preexistentes; la capacidad para crear áreas especializadas exquisitamente precisas de reconocimiento de patrones de información; y la habilidad para aprender a recoger y relacionar la información.

Así abunda en ello Maryanne Wolf en su libro Cómo aprendemos a leer:

El camino neuronal para el reconocimiento de las letras, los patrones de letras y las palabras se automatiza gracias a la organización retinotópica, a la capacidad de reconocimiento de los objetos y a otra dimensión de extrema importancia en la organización cerebral: nuestra capacidad para “representar” patrones aprendidos de información en nuestras regiones especializadas. Por ejemplo, cuando las redes celulares responsables del reconocimiento de las letras y de los patrones de letras aprenden a “activarse juntas”, crean representaciones de su información visual que son recuperadas con bastante más rapidez.

Y gracias a estos intrincados procesos podéis ahora mismo leer este pequeño artículo sobre los orígenes evolutivos de la lectura.

En un reciente análisis conjunto de 25 estudios de imágenes cerebrales de lectores de diferentes idiomas, los científicos cognitivos de la Universidad de Pittsburg hallaron 3 grandes regiones comunes empleadas en todos los sistemas de escritura.

La primera: el área temporoccipital (que incluye el locus hipotético del “reciclado neuronal” para la lectura y la escritura), que nos convierte en competentes especialistas visuales de cualquier escritura que leamos.

La segunda: la región frontal que rodea el área de Broca, que nos especializa en dos aspectos diferentes: en los fonemas de las palabras y en su significado.

La tercera: la región multifuncional que abarca el lóbulo temporal superior y los lóbulos parietales adyacentes inferiores, de la que usamos áreas adicionales que nos facilitan el procesar los elementos fonéticos y semánticos especialmente relevantes para los sistemas alfabético y silábico.

En conjunto, estas regiones cerebrales proporcionan una primera imagen de lo que el científico cognitivo de la Universidad de Pittsburg Charles Perfetti y sus colegas llaman “un sistema universal de lectura”. Este sistema conecta regiones de los lóbulos frontales, parietotemporales y occipitales; en otras palabras: selecciona áreas de los cuatro lóbulos del cerebro.

Vía | Cómo aprendemos a leer de Maryanne Wolf

]]>
<![CDATA[El Gobierno Galáctico de Dennis Hope (I)]]> http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-i http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-i Wed, 01 Sep 2010 02:00:27 +0000 seleccionado por 3363 Dennis M. Hope vende parcelas fueras de la Tierra a 19,99 dólares el acre, más la tasa extraterrestre correspondiente: 1,51 dólares. Y es que Hope es el dueño de la Luna y los 8 planetas del Sistema Solar desde 1980.

En el engaño han caído varias personas, concretamente 5.379.000 habitantes, entre los cuales se encuentran famosos como Clint Eastwood, Nicole Kidman, Tom Cruise, Ronald Reagan o George Bush, además de una treintena de trabajadores de la NASA.

A nadie se le había ocurrido antes registrar a su nombre los 200 billones de acres que existen en nuestro sistema, sencillamente porque sonaba descabellado. Pero Hope, en pleno proceso de divorcio, en el paro y a punto de entrar en bancarrota, tuvo una revelación mientras conducía su coche en una noche de luna llena.

Hope formalizó entonces una declaración de propiedad de la Luna y los otros 8 planetas y sus lunas y la registró en San Francisco.

Y Hope, que declara que su proyecto va más allá del mero interés económico, ya ha hecho confeccionar la moneda para su Gobierno Galáctico: la delta.

Pero la especulación espacial no había hecho más que empezar, como os explicaré en la próxima entrega de esta serie de artículos

]]>
<![CDATA[El Gobierno Galáctico de Dennis Hope (II)]]> http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-ii http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-ii Wed, 01 Sep 2010 02:00:43 +0000 seleccionado por 3363 A raíz de la difusión de Internet, en el año 2000, las ventas selenitas de Hope crecieron exponencialmente hasta alcanzar las cifras insólitas que hoy podemos leer; incluso algún incauto se hizo con unas parcelas de Mercurio, Venus y Marte.

Lunar Registry, por su parte, anuncia en su página web:

¡No encontrará nada más apasionante en la Tierra que un acre de una magnífica propiedad en la Luna! Además se completa con un certificado personalizado de la escritura en papel de pergamino, una fotografía por satélite de la propiedad, información geográfica para ayudarle a localizarla (tanto si la está viendo a través del telescopio como si la visita en persona) y ¡mucho más! Todos los documentos poseen un diseño profesional, están elegantemente impresos y constituyen un gran tema de conversación cuando están enmarcados en su oficina o en su casa.

Hope, que se considera el único capacitado legalmente para vender parcelas en otros planetas, invierte parte de sus ganancias en equipos de abogados que pleiteen con éstas y otras compañías que buscan copiar su lucrativo modelo de negocio.

La próxima vez que enfoquéis la Luna o cualquier otro planeta con vuestro telescopio, quizá diviséis uno de esos carteles en los que se lee “Vendido”.

O el Sol, como descubriréis en la última entrega de esta serie de artículos el pelotazo urbanístico al estilo Benidorm-Strar Trek.

]]>
<![CDATA[El Gobierno Galáctico de Dennis Hope (y III)]]> http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-y-iii http://www.xatakaciencia.com/astronomia/el-gobierno-galactico-de-dennis-hope-y-iii Wed, 01 Sep 2010 02:00:56 +0000 seleccionado por 3363 Si lo que os interesa, sin embargo, es haceros con una porción del Sol, entonces el asunto se complica. Hope no es el único propietario en este caso. Un tal Virgiliu Pop, investigador de la Universidad de Glasgow, también tiene bajo registro el astro rey. Su acción, tal y como señala en su blog, no era otra que dejar en evidencia lo ridículas que eran las aspiraciones soberanistas de Hope.

Al parecer, Pop envió una factura a Hope en la que le reclamaba 30 millones de dólares por usar su energía. Hope, sin perder la ironía que envuelve a todo su proyecto intergaláctico, le respondió con un escueto: “Hemos decidido no hacerla servir, por favor, apáguela”.

Antes de la idea de Hope, La Luna, además de haber servido de telón de fondo para los enamorados o de inspiración para los poetas, también sufrió el ansia de posesión de otro personaje.

Aunque en teoría la Luna pertenece a todos los habitantes de la Tierra (el Instituto Internacional de Derecho Espacial está trabajando para la ONU en un documento que pretende anular todas las compras de parcelas más allá de los límites de la Tierra), el primer listillo de la historia en considerarse legalmente dueño de la misma fue el abogado Jenaro Gajardo Vera, en 1953.

La inscribió en el Conservador de Bienes Raíces de la ciudad de Talca tras desembolsar 42 pesos chilenos de la época, un precio bastante asequible si hablamos de un satélite de ese tamaño. Al parecer, Gajardo Vera se hizo con la Luna simplemente porque fue rechazado al formar parte de un club social de Talca.

En 1998, Gajardo Vera falleció en el balneario Rocas de Santo Domingo, lugar próximo a Santiago de Chile. Nadie reclamó entonces la propiedad del satélite, lo que nos lleva a pensar que éste no constaba en su testamento y que Gajardo Vera, en efecto, jamás tuvo la intención de hacer negocio con la Luna, al contrario que Hope.

]]>
<![CDATA[Granjas subterráneas]]> http://www.xatakaciencia.com/quimica/granjas-subterraneas http://www.xatakaciencia.com/quimica/granjas-subterraneas Tue, 17 Aug 2010 02:52:30 +0000 seleccionado por 3363 Ya existen granjas bajo tierra. Algo que resulta extraño, porque se supone que los cultivos necesitan los rayos del sol para realizar la fotosíntesis, y bajo la superficie sólo hay tenebrosa oscuridad.

En Tokio, debido a la escasez de espacio que supone vivir en una isla pequeña, han resuelto el problema. Sólo el 0,9 % del territorio nipón está orientado de manera permanente a tareas agrícolas, sobre todo al cultivo de arroz.

Pero los japoneses que echan de menos los cultivos y tienen la posibilidad de pagar unos 300 dólares, pueden disfrutar de pequeños terrenos habilitados en la azotea del complejo comercial Namba Parks en Osaka, al oeste de Tokio, una parcela de 6 metros cuadrados por usuario en el que se pueden cultivar verduras bajo la supervisión de técnicos del centro. Para muchos es una forma de escamotear el estrés diario.

La forma más original de obtener terrenos para cultivos, sin embargo, consiste en buscar espacio bajo el asfalto. Enterrando las granjas, entonces, pueden permitirse recuperar las anchas extensiones de tierra que se usan para los cultivos a fin de levantar más edificios llenos de viviendas o esos hoteles cápsula que son la extrapolación habitacional de los nichos en los que nosotros enterramos a los muertos. Además, el suelo volcánico de Japón tampoco ha sido nunca demasiado fértil.

Así pues, para conseguir que los cultivos subsistan sin el sol, los japoneses se han valido de los últimos adelantos tecnológicos. Mediante diversos tipos de iluminación, han logrado que las plantas crezcan normalmente. Como si hubieran construido una gran instalación de rayos UVA para “broncear” al mundo vegetal.

Para las flores, funcionan los LEDs (diodos emisores de luz). Para las frutas y verduras, las lámparas de vapor de sodio, que son las que mejor imitan los beneficios de la luz solar en las plantas. Un sofisticado sistema informático, a su vez, gestiona y verifica al punto los niveles de hidratación y de dióxido de carbono del lugar a fin de obtener los mejores resultados. El fertilizante se aplica en forma de aerosol.

Un ejemplo de estas granjas subterráneas que dan frutos sin la necesidad del sol es la de Pasona O2, que ha sido instalada en un área de aproximadamente un kilómetro cuadrado que antiguamente servía como cámara acorazada del banco Resona, del distrito de oficinas de Otemachi. Dividida por sectores, allí se cultivan desde lechugas y tomates hasta frutas de baya. Todo se parece a un gran hipermercado en cuyos anaqueles nacen y crecen los productos.

La agricultura, una de las actividades más marginales en los países desarrollados, enterrada bajo tierra a fin de que la creciente densidad demográfica de Tokio siga encajonándose en interminables edificios de acero y cristal.

]]>
<![CDATA[Los canguros son tontos]]> http://www.xatakaciencia.com/biologia/los-canguros-son-tontos http://www.xatakaciencia.com/biologia/los-canguros-son-tontos Sun, 18 Jul 2010 02:35:22 +0000 seleccionado por 3363 No queda políticamente correcto tachar de tonto a un animal. Sin embargo, en el caso de los canguros considero que podemos hacer una excepción. Así que allá va: los canguros, señoras y señores, son tontos.

Y ahora voy a explicaros la razón.

A pesar de que los australianos tienen una gran estima por los canguros, lo cierto es que los datos científicos dejan en entredicho su inteligencia hasta límites ridículos. Al parecer, la cabeza del canguro es muy pequeña en relación al resto del cuerpo (algo obvio, dado que un animal que se pasa media vida saltando en mejor que no lleve demasiado peso en el otro extremo del cuerpo).

El cerebro de un canguro gigante pesa 56 gramos. Su peso corporal, sin embargo, es de 35 kg. De modo que el cociente de peso cerebral en gramos y de peso corporal en kilogramos alcanza el de 1,6. Hasta un conejo alcanza el cociente de 4,8. Y una mujer humana alcanza un cociente de más de 23.

Es cierto que, cuando hablamos de inteligencia, el tamaño del cerebro no lo es todo, sino la complejidad de las conexiones cerebrales, así como el número de circunvoluciones cerebrales. Pero cuando hablamos de cerebro tan pequeños, entonces el tamaño sí que importa. Sencillamente, el cerebro del canguro es demasiado pequeño.

La teoría que barajan los biólogos, sin embargo, es la falta de alimento.

Esta última explica la ausencia de marsupiales carnívoros por el hecho de que Australia, con sus anchurosas estepas y su suelo extremadamente pobre en fosfatos, no produce suficiente comida para alimentar a las presas que pudieran colmar la dieta de unos carnívoros grandes y de sangre caliente, con una elevada necesidad de calorías. No en vano, la temperatura corporal de los canguros se mantiene a treinta y cuatro grados, claramente más baja que la de otros mamíferos. Su dieta no reporta las suficientes calorías para alcanzar valores más elevados.

Es decir, a falta de presas que cazar, no fue necesario que se desarrollasen grandes mamíferos carnívoros con elevados coeficientes de inteligencia (inteligencia suficiente para tener éxito entre los mamíferos y para satisfacer su necesidad de proteína animal).

En Australia no pudieron desarrollarse grandes cerebros.

Y entonces fragmentos como el que sigue del libro Vida animal, de Alfred Brehm, no nos parecen tan extraños, justo cuando narra la forma en la que murió uno de estos marsupiales: un susto durante una tormenta.

Inclinó la cabeza a un lado, sacudió de un modo extremadamente sospechoso y desorientado la cabeza aquejado por el imponente suceso, enfiló las orejas hacia el trueno retumbante, miró con tristeza sus manos empapadas de lluvia y espumarajos, se lamió con auténtica desesperación, respiró violentamente y se mantuvo sacudiendo la cabeza hasta el anochecer, momento en el que un paro respiratorio, que parecía haber llegado más rápido que la comprensión del terrible suceso, puso fin a su vida.

Vía | De focas daltónicas y alces borrachos de Jörg Zittlau

]]>
<![CDATA[Confirmado por la NASA planeta "súper caliente" y con cola de cometa]]> http://www.xatakaciencia.com/astronomia/confirmado-por-la-nasa-planeta-super-caliente-y-con-cola-de-cometa http://www.xatakaciencia.com/astronomia/confirmado-por-la-nasa-planeta-super-caliente-y-con-cola-de-cometa Sat, 17 Jul 2010 09:44:52 +0000 seleccionado por 3363 El planeta confirmado por la NASA posee una atmósfera con temperaturas superiores a 1.000 Cº. Pero también tiene una especie de cola similar a la de un comenta.

Se llama HD 209458b y se encuentra a 153 años luz de la Tierra.

Lo que hace tan particular al planeta es que orbita muy cerca de su estrella: hasta 100 veces más cerca que Júpiter del Sol. Por esa razón, su recalentada atmósfera y el material de deshechos que contiene se van quedando atrás como una suerte de estela (los deshechos más pesados de carbono y silíceo son atraídos por los vientos calientes de la estrella y arrastrados como si escaparan de la atmósfera planetaria).

En otras palabras: el planeta es tan caliente que se evapora.

El radio de la órbita del planeta es de tan sólo 7 millones de kilómetros, 0,047 UA (UA), un octavo del radio de la órbita de Mercurio. Debido a esta órbita tan pequeña, el periodo de rotación anual es de 3,5 días terrestres. El planeta tiene una masa de 220 veces la masa terrestre.

El planeta ha sido llamado Osiris por sus descubridores aunque este nombre no ha sido aceptado todavía por la Unión Astronómica Internacional (IAU).

La primera evidencia de la existencia de este planeta fue obtenida el 10 de abril de 2007 por Travis Barman, astrónomo del Observatorio Lowell.

En los últimas dos décadas, los astrónomos han detectado y confirmado más de 460 planetas que orbitan cerca de estrellas, según el Observatorio de París.

Vía | Noticias de ciencia

]]>
<![CDATA[Edificios con mucha ciencia (IV): Las urbanizaciones fractales de Dubai]]> http://www.xatakaciencia.com/matematicas/edificios-con-mucha-ciencia-iv-las-urbanizaciones-fractales-de-dubai http://www.xatakaciencia.com/matematicas/edificios-con-mucha-ciencia-iv-las-urbanizaciones-fractales-de-dubai Thu, 15 Jul 2010 10:56:21 +0000 seleccionado por 3363 En los países de sol y playa, la primera línea de mar, como comprenderéis, está muy cotizada. El problema es que la primera línea de mar es limitada: la longitud de la costa. Luego ya hay que empezar a vender viviendas en segunda línea de mar, o sea, más baratas.

Pero ¿cómo podríamos hacer más lucrativa la venta de viviendas en primera línea de mar sin estar tan limitados por la línea de costa natural? Dubai ha encontrado la solución: la geometría fractal.

A partir de 2002 se han ido creando zonas estrechas sobre el mar que permitían alargar ad infinitud (por el momento 120 km) la línea de costa para poder edificar mucho más. El proyecto se llama The Palm. Comenzó la construcción de dos islas artificiales gemelas con un coste de 1.200 millones de euros, la primera llamada The Palm, Jumeirah y la otra The Palm, Jebal Ali.

Tras el diseño fractal, se partió de una figura que genera la siguiente figura iterativamente, dominando en ellas la autosemejanza: una parte es semejante en forma al total.

La forma seguida ha sido una forma de palmera, que genera multitud de islas conectadas por puentes.

Vía | Geometría para turistas de Claudi Alsina

]]>
<![CDATA[¿Existe la temperatura más alta posible?]]> http://www.xatakaciencia.com/fisica/existe-la-temperatura-mas-alta-posible http://www.xatakaciencia.com/fisica/existe-la-temperatura-mas-alta-posible Mon, 12 Jul 2010 11:40:59 +0000 seleccionado por 3363 Ya desde el colegio nos repetían que, si bien existe un límite para la temperatura más fría en el universo (el Cero Absoluto, -273,15 Cº), no había límite para la temperatura más alta. En otras palabras, hay un límite para el frío, pero no para el calor (algo que por cierto adquiere un especial sentido en estos días de sofocante calor).

Sin embargo, en 1966, el físico teórico Andréi Sájarov se obsesionó con la idea de que quizá también existía un máximo de temperatura posible. Concluyó, entonces, que este límite debería estar relacionado con la cantidad máxima de energía radiante que puede introducirse en el volumen mínimo de espacio.

A nivel cuántico, existe un volumen mínimo, una escala tan pequeña que el significado de “espacio” pierde el sentido. Esto ocurre a escalas de 0,000000000000000000000000000000000001 m (algo incluso más pequeño que una partícula subatómica).

Es decir, que el volumen mínimo concebible en metros cúbicos sería entonces la cifra de arriba… pero con 105 ceros.

Sájarov planteó un argumento similar para calcular la cantidad máxima de energía que se puede meter en este ínfimo volumen, y a partir de ahí extrajo la temperatura de la radiación resultante.

¿Y cuál fue el resultado? Nada menos que una temperatura enorme, mayor que cualquier temperatura creada por un ser humano: 100.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 ºC. Una temperatura que sólo se ha se ha producido en una ocasión, durante el Big Bang.

Por cierto, la temperatura más alta alcanzada artificialmente se ha conseguido en las entrañas de los grandes aceleradores de partículas: 1.000.000.000.000.000.000 ºC.

Vía | ¿Por qué la araña no se queda pegada a la tela? de Robert Matthews

]]>