Compartir
Publicidad

¿Por qué deberíamos invertir en innovación?, según Bill Gates

¿Por qué deberíamos invertir en innovación?, según Bill Gates
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para Bill Gates, la inversión en innovación deberían ser una prioridad para los gobiernos, pues existen miles de ideas e inventos que podrían hacerse realidad si existiera una ecosistema propicio para que se fraguaran.

Además, invertir en innovación supone mayores ingresos económicos a la larga, y un abaratamiento general de la tecnología y el consumo, sobre todo de energía. Para Gates, también es prioritario combatir el calentamiento global. Todo eso lo explica en el siguiente vídeo inspirador:

Más cifras sobre innovación

Por cada cien estudiantes que obtienen un grado de ciencia o ingeniería en universidades de Estados Unidos, según cálculos de Keith Maskus, un economista de la Universidad de Colorado, el país gana sesenta y dos patentes tecnológicas nuevas. Y rácticamente todo el crecimiento de la renta desde 1870 en Inglaterra y Estados Unidos se debe a la innovación tecnológica.

No en vano, la persona más rica del mundo es, con sus fluctuaciones, Bill Gates, y es también la persona que más dinero está invirtiendo en innovación médica.

Según el ranking elaborado por Boston Consulting Group (BCG) sobre las 50 empresas más innovadoras del mundo en 2015, la mayoría de ellas se encuentran en Estados Unidos. La Unión Europea tiene casi una cuarta parte de esas empresas. La lista de los diez primeros es la siguiente:

  • Apple (EEUU)
  • Google (EEUU)
  • Tesla Motors (EEUU)
  • Microsoft (EEUU)
  • Samsung (Corea del Sur)
  • Toyota (Japón)
  • BMW (Alemania)
  • Gilead Sciences (EEUU)
  • Amazon (EEUU)
  • Daimler (Alemania)

Según el Índice Regional de Competitividad del Centro de Investigación Conjunta de la Comisión Europea, los países del norte de Europa suelen ser más innovadores que los del sur y el este, en términos generales.

España hizo un notable esfuerzo inversor entre los años 2002 y 2008, pero durante la crisis ha sido el país de la OCDE que más ha recortado las inversiones en I+D. Entre 2009 y 2015 han caído en 18.500 millones de euros y las partidas de los presupuestos del Estado destinadas a ciencia se han reducido un 34%.

Vía | Microsiervos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad