Medir el tiempo en los Juegos Olímpicos

Sigue a

Nathan

En la final de los 100 metros libres masculinos de las Olimpiadas de Londres, el nadador norteamericano Nathan Adrian le arrebató el oro por una centésima de segundo al favorito en esta modalidad, el australiano James Magnussen, que se tuvo que conformar con la plata.

Este tipo de competiciones pone de relieve la necesidad de una sincronización exacta. Pero, ¿cómo podemos obtener dicha precisión?

En las Olimpiadas de Los Ángeles, allá por el año 1932, los cronometradores podían medir hasta décimas de segundo. Hoy en día, el tiempo se mide electrónicamente en millonésimas partes de segundo, de hecho, las cámaras del Finish Line disparan dos mil imágenes por segundo, el doble de la velocidad de las cámaras en los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008.

Los ingenieros prevén los nuevos avances en electrónica y en materiales para poder medir los límites de la actuación humana en la pista, la piscina o en la carretera. También se prevén nuevos tipos de tecnologías en los televisores para el disfrute de los espectadores desde su propio hogar.

Lo ideal es saber dónde se encuentran los atletas durante todo el tiempo

Decía Kelvin Davis, gerente de proyectos de Ingeniería para tecnología de deportes en BAE Systems, Reino Unido.

BAE Systems, famosa por desarrollar sistemas de defensa de misiles y portaaviones, puso en marcha una alianza de cinco años con el deporte de Reino Unido en 2008 para proporcionar experiencia estructural y mecánica, aerodinámica, hidrodinámica y modelos matemáticos para ayudar a los atletas británicos a obtener más Oros en los Juegos Olímpicos de Londres.

En el Velódromo de Manchester, BAE ideó un lector de tarjetas de código de barras que se escanea con un sistema láser. El repunte del láser identifica a cada piloto en la pista. En Reino Unido los militares usan el mismo sistema de código de barras para identificar y rastrear en el campo de batalla, tanto aliados como enemigos.

Este sistema ofrece a los entrenadores y atletas la oportunidad de comentar las distintas velocidades en los distintos momentos de una carrera, una pieza importante que puede ayudar a producir un mejor rendimiento.

Los expertos dicen que las innovaciones en microelectrónica y software también están impulsando cambios en la piscina y en la pista. Omega Timing ha sido el cronometrador oficial de los Juegos Olímpicos durante los últimos 80 años y Peter Hurzeler, de 74 años de edad, es el temporizador jefe de la compañía.

Hurzeler dice que durante los Juegos Olímpicos de Londres en 1948, se tomaron unos 25 minutos para procesar el vídeo de una carrera para descubrir el ganador. Ahora los tiempos y posiciones son conocidos inmediatamente porque el vídeo digital está disponible unos 15 segundos después del final de una carrera.

Este año Omega reveló el temporizador digital de cuarzo de Quantum para natación y ciclismo en pista, con una precisión de un microsegundo (una millonésima de segundo), 100 veces más rápido que el temporizador anterior, conocido como el Aries.

Mientras que la electrónica se hace cada vez mejor y mejor, aún hay espacio para decisiones humanas al final de las carreras. Los vínculos siguen produciéndose tanto en natación y como en pista.

Incluso con los nuevos tipos de pantallas avanzadas, cronometraje micro-electrónico y transpondedores sofisticados, el poder de determinar quién termina primero aún no se le ha entregado a las máquinas, depende del ser humano.

Así pues, como dice Hurzeler:

Teniendo tiempo, tendremos jueces

Vía | ABC Science

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios