Una mala noticia: fracasa el anticonceptivo masculino debido a sus efectos secundarios. Pero hay otra buena...

Sigue a

pildora-644x362.jpg

Ahora que la superpoblación empieza a ser un problema a tener en cuenta, investigar en anticonceptivos resulta más que pertinente: lo de la abstinencia no parece muy eficaz, además de ser tremendamente frustrante (a no ser que creas con suficiente convicción que algún día serás recompensado en el más allá por ello… y aún así).

Sin embargo, hay una mala noticia para todos. El anticonceptivo masculino ha resultado ser un fracaso debido a los efectos colaterales que produce. (La buena noticia os la revelaré al final de esta entrada, paciencia).

La fase de prueba de una inyección anticonceptiva para hombres realizada en diversas partes del mundo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se interrumpió debido concretamente a que 1 de cada 10 hombres que participaron en la prueba sufrieron depresión, aumento de peso, incremento del deseo sexual y acné.

Michael Zitzmann, de la Universidad de Münster:

“Se dio por terminado ya en marzo de este año, porque la inyección no funciona con su composición actual. (...) Funcionó en un 90 por ciento de los casos, pero una tasa (de error) de un diez por ciento es sencillamente demasiado (...) “Debemos comenzar otra vez de cero. El resultado está abierto.

La buena noticia es que no sólo existen los anticonceptivos femeninos (y cada vez producen menos efectos secundarios), sino que, en lo que se venido a interpretar como una decisión histórica, las compañías de seguros médicos deberán facilitar de manera gratuita todos los métodos anticonceptivos autorizados en EEUU, como la “píldora del día después”. Evento que ocurrirá en agosto de 2012.

Otros servicios de prevención específica para la mujer que pasarán a ser gratuitos a partir de agosto de 2012 son las visitas anuales de revisión general y los análisis de diabetes gestacional, del virus del papiloma humano, del sida y de la violencia doméstica.

Como cabe imaginar, la decisión ha satisfecho las demandas de entidades como el Congreso Americano de Tocólogos y Ginecólogos. Sin embargo, ha sido rechazada por los grupos conservadores. La Conferencia estadounidense de Obispos Católicos había urgido al Departamento para que excluyera la planificación familiar como un servicio público.

Vía | La Vanguardia | ABC

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios