Compartir
Publicidad

Meterse en la piel quemada por el Sol

Meterse en la piel quemada por el Sol
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cualquiera que haya pasado demasiado un tiempo al Sol conoce de primera mano sus efectos sobre la piel, quemaduras que la inflaman y producen dolor.

Ahora, investigadores de los EE.UU. han resuelto la forma en la que se produce esta inflamación tan perjudicial. El descubrimiento podría conducir a mejores tratamientos para enfermedades de la piel.

El doctor Jamie Bernard de la Universidad de California en San Diego y sus compañeros han encontrado que la exposición a la luz ultravioleta fractura y enreda un grupo importante de moléculas en las células, lo que conocemos como ARN no codificante.

El ARN (Ácido Ribonucleico) está relacionado con las moléculas de ADN que llevan nuestra información genética, jugando una serie de funciones en las células, incluyendo el control de la expresión génica y detección de señales celulares.

Los investigadores trabajaron con células cutáneas humanas y de ratones de laboratorio y encontraron que las células expuestas a la luz ultravioleta (UV) libera alterados de ARN no codificante, detectados por los sensores de las células vecinas.

En respuesta a esa señal de ARN, las células del alrededor inician una respuesta inflamatoria diseñada para eliminar las células dañadas por el Sol, según explican en la revista Nature Medicine.

Era bien sabido que la luz UV puede dañar el ADN, pero ni se había sospechado que dañara el ARN y menos que el daño al ARN fuera la señal que da lugar a la inflamación. Hemos sido capaces de describir esa señal y cómo los sensores de ARN en las células la detecta

Decía el profesor Richard Gallo, autor principal del estudio y de la Universidad de California también.

Como podemos imaginar, la respuesta inflamatoria es importante para iniciar el proceso de curación después de la muerte celular pero además, señala Gallo, el proceso inflamatorio puede ayudar a limpiar células con daño genético antes de que se de cáncer.

Por supuesto, este proceso es imperfecto y con exposición a rayos UV más, ya que hay más posibilidades de que las células se conviertan en cancerosas

La comprensión de cómo la luz ultravioleta provoca una respuesta inflamatoria en la piel podría ayudar a los investigadores a desarrollar mejores tratamientos para enfermedades como el lupus y psoriasis.

Enfermedades como la psoriasis son tratadas con luz UV, pero un efecto secundario importante de este tipo de tratamiento es que aumenta el riesgo de cáncer de piel

Concluye Gallo.

Vía | ABC Science

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad