Sigue a

sal.jpg

Siguiendo la línea abierta por Las patatas fritas pueden ser tan adictivas como la marihuana, hoy vamos a comprar la sal con la cocaína. Y no sólo porque ambas parezcan un polvo blanco.

El apetito por la sal es un instinto ancestral muy importante para la supervivencia: la capacidad de compensar rápidamente las necesidades de sodio del organismo lamiendo una solución con alto contenido en sal puede resultar crucial en muchas circunstancias. Y ahora, un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Duke y de la Universidad de Melbourne ha constatado que las drogas adictivas como la cocaína o la heroína activan las mismas células nerviosas y conexiones cerebrales.

Derek Denton, coautor del trabajo:

Hemos demostrado que un instinto clásico, la ganas de consumir sal, posee la misma organización neural que origina adicción a los opiáceos y la cocaína.

El neurobiólogo Wolfgang Liedtke, añade a propósito de este descubrimiento:

Podría conducir a una nueva comprensión de las adicciones y las consecuencias perjudiciales de que los alimentos que favorecen la obesidad contengan demasiado de sodio.

El estudio se llevó a cabo con roedores, donde se identificaron ciertos genes que están regulados en el hipotálamo y controlan el equilibrio de sal, agua, la reproducción y otros ritmos biológicos, según publican en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Con imágenes cerebrales, pudieron observar que ante el consumo de ambos tipos de sustancia (droga o sal) se producían cambios profundos en ciertas células nerviosas, en el sector del hipotálamo. En esta zona, las neuronas aumentaron en tamaño y cantidad, al igual que dos proteínas específicas relacionadas con la adicción.

Para los investigadores, la sal activa proteínas asociadas con el placer como la dopamina, así como la orexina.

La excesiva ingesta de sal puede traer graves consecuencias a la salud. En enero de este año, un estudio demostró que reducir media cucharadita de sal al día reduce la cantidad de infartos cardíacos y cerebrales. Esta reducción es similar a dejar el cigarrillo, bajar de peso o volver a los niveles normales de colesterol.

¿Acabaremos prohibiendo la venta de sal y se convertirá en un objetivo más del narcotráfico? ¿O acabaremos despenalizando la cocaína y la heronía y volverá a venderse como antes en las farmacias bajo la marca Bayer?

Vía | Sophimanía / Muy Interesante

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios