Compartir
Publicidad

El invento de la luz eléctrica... un motivo de la epidemia de obesidad actual

El invento de la luz eléctrica... un motivo de la epidemia de obesidad actual
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

Según un estudio de ealizado por Cathy Wyse, de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido), y publicado en la revista BioEssays, el invento de la luz eléctrica podría estar contribuyendo en la epidemia de obesidad actual. Thomas Edison, pues, sería el equivalente a la cadena de restaurantes McDonalds.

La razón es que la luz artificial nos permitiría los ciclos de luz natural, que están sincronizados con nuestros ciclos de vigilia y sueño, gestionado por un reloj molecular que se encuentra presente en todas las células del cuerpo humano. A este desequilibrio entre los ritmos circadianos naturales del organismo y el entorno los científicos lo han bautizado como «desincronía circadiana».

Según Wyse, esta falta de sincronía afectaría a la salud porque altera los sistemas del cerebro que regulan el metabolismo, aumentando así las probabilidades de desarrollar obesidad y diabetes, tal y como señala:

La razón del aumento relativamente repentino de la obesidad en el mundo desarrollado parece no ser únicamente una cuestión de dieta y actividad física. Entran en juego otros factores, y entre ellos conviene tener en cuenta la desincronía circadiana. (...) La luz eléctrica permitió a los humanos infringir la antigua sincronización entre el ritmo del reloj biológico humano y el entorno; durante el último siglo, los ritmos diarios en los horarios de comidas, sueño y trabajo han desaparecido gradualmente de nuestra vida. El reloj biológico apenas puede seguir el patrón de nuestro estilo de vida, muy irregular. Considero que esto provoca problemas metabólicos y de otras clases en la salud y también incrementa la probabilidad de padecer obesidad

El reloj biológico está controlado por los genes, y unos individuos podrían ser más sensibles que otros a los efectos de la desincronía circadiana. Por ejemplo, los individuos originarios de regiones ecuatoriales podrían tener relojes biológicos muy regulares y, por lo tanto, ser más vulnerables a los efectos de dicha desincronía.

Vía | Cordis

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad