Compartir
Publicidad

¿Por qué morían tantas mujeres en el parto incluso en los mejores hospitales?

¿Por qué morían tantas mujeres en el parto incluso en los mejores hospitales?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los mejores hospitales del siglo XIX era el Allgemeine Krankenhaus, u Hospital General de Viena. Sin embargo, a pesar de tener lo último en medios y personal, de los 20.000 partos que se atendieron entre 1841 y 1846, murieron casi 2.000 madres, es decir, 1 de cada 10.

A efectos comparativos, recordemos que en las naciones industrializadas la tasa actual de muerte materna durante el parto es de 9 mujeres por cada 100.000 partos. Pero, ¿por qué hubo este salto exponencial de supervivencia en solo un siglo?

Fiebre puerperal

Hacia 1840, los mejores hospitales de Europa, como el General de Maternidad de Londres, la Maternidad de París o el Hospital de Maternidad de Dresde, eran víctimas de uno de los mayores peligros del parto: una enfermedad conocida como fiebre puerperal. Las mujeres podían llegar sanas al hospital para dar a luz, pero, poco después, cotnraían una fuerte fiebre y fallecían.

En 1847, un joven médico nacido en Hungría llamado Ignaz Semmelweis, entró a trabajar como ayudante del director de la Maternidad General de Viena, el considerado mejor hospital de la época. Lo primero que asumió es que los médicos no tenían ni idea de lo que causaba aquellas fiebres letales.

La clave surgió cuando un médico se hizo, por accidente una herida superficial con el bisturí de disección de un estudiante y falleció a los pocos días, presentado los mismo síntomas que las embarazadas que morían. Inmediatamente estableció la teoría de contaminación por partículas de los cadáveres.

Streptococcus Pyogenes Streptococcus pyogenes (esferas teñidas de rojo) era responsable de la mayoría de los casos de fiebre puerperal. Esta bacteria se encuentra en la garganta y nasofaringe de muchas personas sanas (portadores sanos).

Lavarse las manos

En mayo de 1846, instaló un lavabo en la entrada de la sala de partos para que los estudiantes se laven las manos con soluciones con cloro antes y después de atender a las pacientes. Así se logró una disminución extraordinaria en la mortalidad, que bajó de un 18.3% en abril a 2.2 % en mayo y a 1% en agosto.

451px Ignaz Semmelweis 1863 Last Image

A pesar del asombroso resultado que determinó la higiene de manos en la mortalidad materna del Hospital General de Viena, y que fue publicado en el año de 1861 en su obra: De la etiología, el concepto y la profilaxis de la fiebre puerperal, Semmelweis fue expulsado del Hospital de Viena por sus superiores, que consideraban a aquel jóven médico un imberbe y un ignorante. Dos décadas después las teorías microbiológicas de Pasteur, Koch y Lister confirmaron el gran valor científico del trabajo del médico húngaro.

Semmelweis regresó a Budapest donde vivió en medio de la soledad, la incomprensión y la demencia. Fue, sin embargo, una de las personas que más vidas salvó gracias a su pequeño descubrimiento. Y, poco a poco, la higiene de las manos se fue generalizando, si bien aún constituye un problema en muchos hospitales porque, por falta de tiempo y de control, muchos médicos no se higienizan con suficiente profundidad.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad