Ríete y tu salud mejorará

Síguenos

patch-adams.jpg

Popularmente, se tiene la idea de que una persona con buen sentido del humor tendrá una vida más larga y próspera que un personaje gris y taciturno. Veamos lo que dice la ciencia al respecto.

Ya en el siglo XIII, el cirujano Henri de Mondeville propuso que la risa podría promover la recuperación de los enfermos, y escribió: “El cirujano debe evitar la ira, el odio y la tristeza del paciente, y recordarle que el cuerpo humano engorda de alegría y adelgaza de tristeza“.

En 1990, los investigadores descubrieron que observar un vídeo de Bill Cosby realizando su número cómico produjo un aumento de la producción de inmunoglobilina A salival, una sustancia importante en la prevención de las infecciones del tracto respiratorio superior.

Un estudio reciente respalda estas intuiciones: la gente que emplea el humor para lidiar con el estrés tiene un sistema inmunológico especialmente saludable; tienen un 40 % menos de dolor durante la cirugía dental y viven 4,5 años más que la mayoría.

En 2005, Michael Miller y sus colegas de la Universidad de Maryland establecieron una relación entre hallar el mundo divertido y el estado interior de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo, lo cual estimula el bienestar cardiovascular.

A los participantes, se les mostraron escenas de películas que podrían hacerles sentir ansiedad (tal como los treinta minutos iniciales de “Salvar al soldado Ryan”), o reír (como la escena del “orgasmo” de “Cuando Harry encontró a Sally”). El flujo sanguíneo de los participantes se redujo alrededor de un 35 % de media tras ver las películas que causaban ansiedad, pero se incrementó alrededor de un 22 % después del material más humorístico. Sobre la base de estos resultados, los investigadores recomiendan que la gente ría al menos durante quince minutos por día.

James Rotton también estudió los efectos de diferentes tipos de películas, según fueran divertidas o serias, sobre pacientes hospitalarios que se recuperaban de una cirugía ortopédica. Los investigadores monitorizaron la cantidad de calmantes que los pacientes consumieron a través de una bomba autocontralada, y los que vieron películas cómicas, como Agárralo como puedas o Los productores, usaron un 60 % menos de calmantes respecto a los que vieron películas serias, como Brigadoon o Casablanca.

Siguiendo esta misma línea, Doherty Hunter “Patch” Adams, un médico estadounidense del que se hizo una película reciente protagonizada por Robin Williams, cada año organiza un grupo de voluntarios de todo el mundo a viajar a distintos países, vestidos de payasos, en un esfuerzo por llevar el humor a los huérfanos, pacientes y otras personas. Es el inventor de la risoterapia con fines médicos y terapéuticos, y el responsable de la inclusión de ésta en la medicina moderna.

Así que ya lo sabéis, siempre que podáis, a reír un poco de todo. Nada es suficientemente importante. Ved la comedia pasar y que no os toque demasiado. Sed siempre frívolos (que no superficiales). Leed cosas divertidas (que no superficiales). Viviréis más y mejor, a tenor de los estudios referidos. Ja-ja-ja.

Vía | Rarología de Richard Wiseman

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios