Compartir
Publicidad

Me he quedado con tu cara porque me da placer

Me he quedado con tu cara porque me da placer
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Mediante tomografía de emisión de positrones (PET) y la resonancia magnética, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas han descubierto que la relación entre la cantidad de dopamina y la actividad del giro fusiforme, una parte del cerebro, están vinculadas con nuestra extraordinaria capacidad para recordar caras.

En concreto, en el estudio se pidió a 20 personas que mirasen 24 caras y que tratasen de recordarlas mientras se sometían a estas técnicas de análisis.

Según ha explicado Bart Rypma, investigador en la Universidad de Texas:

Por ejemplo, puedes imaginar que cuanto más sensible sea alguien a las recompensas sociales, mejor se sentirá cuando interacciones con caras familiares.

Dopamina y placer

Los investigadores creen que el hecho de que la respuesta del cerebro sea más o menos sensible a los niveles de dopamina, la también conocida como "hormona de la felicidad", es clave para entender por qué recordamos algunas caras y otras no.

La dopamina tiene muchas funciones en el cerebro, incluyendo papeles importantes en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y la recompensa, la regulación de la producción de leche, el sueño, el humor, la atención, y el aprendizaje.

La sociabilidad se encuentra también muy ligada a la neurotransmisión de dopamina. Una baja captabilidad de dopamina es mayormente encontrada en personas con ansiedad social.
Imagen | jvyyuie

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad