21 de diciembre de 2012: ¿mañana se acaba el mundo?

Sigue a Xatakaciencia

Sí, amigos, mañana se acaba el mundo, mañana es 21 de diciembre de 2012, la presunta fecha maya que predice el fin de todo, el The End (para algunos, qué queréis os diga, casi es un descanso que todo se vaya al carajo). Pero ¿hasta qué punto debemos inquietarnos con la fecha de mañana? ¿Vale la pena poner el despertador? ¿Nos saltamos la dieta esta noche?

Como diría Mr. Scrooge, bah, paparruchas. No hay ni una sola evidencia científica de que el mundo vaya a acabarse mañana. Podéis leer el estupendo artículo de Luis Alfonso Gámez al respecto en su Magonia para conocer el modo de rebatir todos los tópicos que se lanzan al respecto: la Tierra está en su mediana edad, mañana no es tampoco el último día del calendario maya, los mayas no tenían poderes extraordinarios, el vincular el final de la Cuenta Larga con el fin del mundo es fruto de la fantasía de un escritor, no hay ningún planeta que se dirija contra la Tierra, el alineamiento entre el Sol, la Tierra y el centro de la galaxia no va a tener efectos catastróficos (sobre todo porque se produce cada año), no hay pistas de que el Sol vaya a desencadenar una tormenta solar sin precedentes…

¿Y la inversión de los polos magnéticos? Los estudios de la lava antigua, que registran la orientación de los campos magnéticos cuando se enfría, constata que estas inversiones ya se han producido en 20 ocasiones a lo largo de los últimos 5 millones de años, y que la más reciente fue hace unos 780.000 años.

Si queréis preocuparos por motivos reales del fin del mundo, entonces podéis leer el siguiente artículo: ¿De qué formas puede acabarse el mundo?

En definitiva, todo puede pasar mañana, pero lo más probable (lo probabilísimo, de hecho), es que mañana tengamos que enfrentarnos de nuevo a la cara de nuestro jefe. Al menos ya es viernes.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

35 comentarios