Proceso Fischer-Tropsch o cómo transformar gas a líquido

Sigue a

Comparativa

La tecnología derivada del proceso Fischer-Tropsch elimina los obstáculos principales para el comercio de gas natural: su baja densidad de energía y el resultado de los altos costos de transporte resultantes.

La disponibilidad comercial de Fischer-Tropsch- Diesel de alto número de cetano y de baja contaminación ambiental encuentra hoy en día un perfecto ambiente de mercado. Eso va a asegurar una buena posición para el gas natural en los mercados. En los países desarrollados permite aumentar los futuros suministros de hidrocarbono líquido en vista del eventual aumento de costo del petróleo crudo. De este modo se dispondrá de una alternativa ante el dominio de los futuros suministros de energía de la OPEC.

El proceso consiste en hacer interactuar el gas natural en una reacción química de la que se obtiene un gas derivado de CO y H2. A partir de ahí, empleando el proceso Fischer-Tropsch se añade agua a la reacción anterior de tal forma que se forma cadenas de moléculas de parafina y olefina mediante un proceso de crecimiento en cadena. Esto es importante por el hecho de que la Gasolina se forma con moléculas de parfinica con una decena de átomos de carbono y el Diesel con moléculas de parfinica con una veintena de átomos de carbono.

Para convertir el gas natural en líquido, se enfría el gas tratado hasta aproximadamente -161 °C, que es la temperatura a la cual el metano —su componente principal— se convierte a forma líquida. El proceso de licuefacción es similar al de refrigeración común: se reduce la presión de los gases refrigerantes produciendo líquidos fríos, tales como propano, etano / etileno, metano, nitrógeno o mezclas de ellos, que luego se evaporan a medida que intercambian calor con la corriente de gas natural.

De este modo, el gas natural se enfría hasta el punto en que se convierte en líquido. Una vez que el gas ha sido licuado se somete a un proceso de Joule Thompson o expansión con extracción de trabajo para poderlo almacenar a presión atmosférica. El GNL producido se almacena en tanques especiales para ser luego transferido a buques tanques especiales de transporte.

Económicamente se manifiesta debido a que el gas natural se transporta generalmente utilizando gasoductos pero, para grandes distancias es más rentable usar buques. Para transportarlo así es necesario licuarlo, dado que a la temperatura ambiente y a la presión atmosférica ocupa un volumen considerable.

El proceso de licuefacción reduce el volumen del gas natural 600 veces con respecto a su volumen original. Aproximadamente la mitad de las reservas de hidrocarburos conocidas hoy son yacimientos de gas natural. Con frecuencia se encuentran ubicadas en regiones con poca demanda de gas. Sin embargo, al licuarlo puede transportarse con total seguridad hasta su mercado de destino de manera similar al petróleo crudo.

Vía | Nueva Fuente de Combustibles Limpios
Más Información | Gas Natural Licuado
Más Información | Conversión de Gas Natural a Licuado
Genciencia | El Gas Natural a Escena
Genciencia | Ciclo de Hidrocarburos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario