Compartir
Publicidad

De cómo el Atlántico nutre de fosfatos al Mediterráneo

De cómo el Atlántico nutre de fosfatos al Mediterráneo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha coordinado un estudio en el que se ha descrito por primera vez el papel de las aguas atlánticas en la regulación de la productividad biológica del Mediterráneo.

Los investigadores, que publican sus resultados en la revista Global Biogeochemical Cycles, han descubierto que la corriente atlántica que penetra a través del Estrecho de Gibraltar posee unas concentraciones de fosfato bastante altas para colabora al crecimiento de los microorganismos que forman el fitoplancton.

Hasta este momento se creía que masas de agua atlántica pobres en fosfato entraban en el Mediterráneo a través del Estrecho y ocupaban el lugar de las aguas más profundas, que abandonaban la cuenca cargadas de nutrientes.

Este proceso de intercambio de masas de agua se empleaba para dar explicación al hecho de que ciertas zonas del Mediterráneo oriental fueran pobres en nutrientes y, por tanto, de una baja productividad biológica.

Nuestro estudio demuestra que esta asunción no es correcta ya que la corriente atlántica posee unos valores de nutrientes, particularmente de fosfato, suficientes para sostener la proliferación de fitoplancton. La limitación por fosfato que se observa en ciertas áreas del Mediterráneo oriental se debe a procesos internos, como la deposición atmosférica o las descargas fluviales, que causan la entrada de fuentes externas de nutrientes enriquecidas en nitratos y deficitarias en fosfatos

Explica la investigadora del CSIC Emma Huertas, trabajadora del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, un centro del CSIC.

De forma natural, los nutrientes que vienen de los océanos son el resultado del lavado de las rocas y de la conversión del nitrógeno atmosférico a otras formas moleculares. La actividad humana, por otro lado, ha ido añadiendo cantidades considerables de nutrientes a los ecosistemas marinos. Como por ejemplo el fósforo, presente en las aguas residuales y detergentes, llega al mar a través de la desembocadura de los ríos.

Los microorganismos que forman el fitoplancton, primer eslabón de la cadena alimenticia marina, necesitan luz y nutrientes como el nitrato, el fosfato y el silicato para crecer y poder desarrollarse.

El nitrógeno y el fósforo contenidos en estas moléculas actúan como los fertilizantes para las plantas, ya que las células fitoplanctónicas construyen con ellas proteínas, ácidos nucleicos y otras estructuras celulares indispensables para sobrevivir y reproducirse

Explica la investigadora del CSIC.

Los datos que se han ido recogiendo durante quince campañas oceanográficas en el Estrecho de Gibraltar entre los años 2005 y 2008 permitieron considerar con exactitud el intercambio de nutrientes que tiene lugar entre el Atlántico Norte y el Mediterráneo.

Estos resultados se recabaron en la serie temporal Gibraltar Fixed Time Series (GIFT), un observatorio gestionado por el CSIC para monitorizar la respuesta del Mediterráneo ante el cambio global.

También refleja la efectividad de la regulación establecida en las dos últimas décadas por la Unión Europea, la cual prohíbe la presencia de fosfatos en detergentes y otros productos de uso doméstico industrial cuyo destino final son los cauces fluviales

Concluye Huertas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad