El sistema de conducción cardíaco

Síguenos

Esquema del recorrido del haz de His, según Grey

Ayer hablábamos de cómo se contrae el músculo estriado y hacíamos referencia a que las diferencias entre las células que forman el aparato locomotor y el miocardio son mínimas, así que he supuesto que sería interesante completar el tema revisando el funcionamiento del automatismo cardíaco.

Aunque hay factores externos que regulan el funcionamiento del corazón, principalmente por vía nerviosa autónoma y endocrina (sistema renina angiotensina aldosterona), el trabajo de esta bomba se debe a sus particulares propiedades eléctricas intrínsecas. Dentro del miocardio, distinguimos un grupo especializado en despolarizarse de forma espontánea, sin necesidad de ningún estímulo externo, y conducir este potencial de acción a todas las células del músculo cardíaco para lograr el llenado y vaciado de sus cavidades.

El marcapasos del corazón en condiciones normales es el nódulo sinusal, senoauricular o de Keith-Flack (NSA), que se halla en la pared posterior de la aurícula derecha, junto a la desembocadura de la vena cava superior. Su ritmo predomina debido a su alta frecuencia de descarga, lo que anula a los marcapasos inferiores.

El impulso eléctrico desencadenado por el NSA baja por las aurículas hasta el nódulo aurículo-ventricular o de Aschoff-Tawara (NAV), situado en el tabique interauricular junto al anillo de la válvula tricúspide. Su función es el retraso fisiológico de la conducción, para que el ventrículo pueda llenarse antes de ser estimulado. En el caso de que el NSA se lesionase, el NAV sería el responsable de marcar el ritmo cardíaco.

Desde el NAV, el potencial de acción se transmite a los ventrículos a través del haz de His, que recorre una pequeña porción del tabique interventricular y se divide en las ramas derecha e izquierda, que a su vez da las ramas anterior y posterior, formando el sistema de His-Purkinje, encargado de distribuir la señal por el miocardio, dando lugar a la contracción ventricular. Según va pasando el potencial de acción, las células miocárdicas se repolarizan y, tras un período de refractariedad, están listas para recibir el siguiente estímulo.

Este recorrido es lo que plasmamos en el electrocardiograma, que de forma muy esquemática podría representarse así:

ECG

En esta conocida línea, la onda P representa la activación auricular, el segmento PR se debe a la conducción senoventricular, el complejo QRS se corresponde con la activación ventricular y la onda T se debe a la repolarización ventricular.

Más información | Potencial de acción en Wikipedia
En Genciencia | Regenerando miocardio tras un infarto

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario