Compartir
Publicidad

¿Cuál es el origen de la mayoría de los minerales de la Tierra? Los seres vivos

¿Cuál es el origen de la mayoría de los minerales de la Tierra? Los seres vivos
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco tuve la oportunidad de leer un libro fascinante sobre química, La cuchara menguante, de Sam Kean, y entonces me pregunté cuál era el origen de los minerales que hay en nuestro planeta. ¿Se formaron a la vez que la Tierra? ¿Se forjaron en las estrellas? ¿Proceden de algún cometa?

La respuesta es más prosaica: los minerales de la Tierra proceden de todos nosotros, es decir, de toda la vida del planeta.

Si bien es cierto que en el polvo primordial que más tarde se transformaría en el Sistema Solar había apenas una docena de minerales, en la actualidad la Tierra alberga unos 4.300 minerales diferentes. Un buen empujón para el monto general de minerales tuvo lugar con la inmensa cantidad de calor y presión que se generaron con el roce de las placas tectónicas recién formadas de la corteza terrestre, como un gigantesco y destructor horno alquímico.

Pero entonces la cifra era aproximadamente de 1.000 minerales. Aún quedaba trecho para alcanzar los 4.300 actuales. Y, entonces, hace unos cuatro mil millones de años, la vida apareció en la Tierra.

Algas microscópicas empezaron a usar la luz del Sol para convertir el dióxido de carbono del que estaba compuesto la mayoría de la atmósfera en hidratos de carbono, para alimentarse. El proceso generaba oxígeno como producto de desecho.

Lo bueno del oxígeno es que es muy ligón: es simultáneamente el elemento más reactivo y más abundante del planeta, forma compuestos con casi todo. Por ejemplo, se ligó al sílice, al cobre y al hierro, dando lugar a cientos de minerales nuevos. Sí, la mayoría de las rocas terrestres contienen oxígeno.

El mar también estaba absorbiendo carbono, que es la base de la vida y es, a diferencia del oxígeno, muy estable. Esta estabilidad fue la responsable de que el carbono se convirtiera en el núcleo de millones de compuestos orgánicos, como todas las proteínas, grasas, ácidos e hidratos de carbono de que se componen los seres vivos. Tal y como señala John Lloyd en El nuevo pequeño gran libro de la ignorancia:

A medida que aumentaba la complejidad de la vida en la Tierra, aparecían minerales nuevos. Las criaturas marinas morían y descendían al fondo del mar, donde la acumulación de conchas y esqueletos se acabaría convirtiendo en piedra caliza, yeso y mármol. Mientras tanto, a lo largo de millones de años, las acumulaciones de plantas en descomposición proporcionaron los ingredientes necesarios para la formación de carbón y petróleo. Dos tercios de todos los minerales terrestres estuvieron vivos alguna vez.

En otras palabras, si visitamos un planeta extraterrestre y encontramos determinados minerales, no sería descabellado conjeturar que aparecieron simultáneamente que un tipo concreto de seres vivos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad