Xataka Ciencia invitada el Congreso Americano de Reumatología en Chicago (y II)

Síguenos

En el marco de la ACR/ARHP Scientific Meeting 2011 de Chicago se celebró un Workshop titulado “Entendiendo las espondiloartropatías” orientado a periodistas científicos al que acudió Xataka Ciencia.

El primer participante en el Workshop fue Laurie M. Savage, director ejecutivo de Spondylitis Association of America, que puso de manifiesto que el diagnóstico es el gran problema en las espondiloartropatías.

Las espondiloartropatías incluyen los siguientes cuadros clínicos:

• Espondiloartritis anquilosante (EEA).
• Artritis reactiva.
• Artritis psoriática.
• Artritis enteropática (asociada a enfermedad inflamatoria intestinal (EII), tales
como la enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa).
• Espondiloartropatía juvenil.
• Espondiloartropatía indiferenciada.

En segundo lugar intervino John D. Reveille, de la University of Texas Medical School. Señaló que el dolor de espalda es la quinta razón más común para acudir al médico. Ha aumentado espectacularmente el dolor lumbar. Y el problema es crónico.

El 5 o 6 % padecen de dolor crónico de espalda. La prevalencia más alta ha sido descrita en ciertos grupos nativos americanos. Es menos común en los afroamericanos. Su origen es genético. El 90 % de los afectados tienen el gen HLA-B27. Sufrirlo también tiene aspectos positivos, como que si te contagias con el VIH, vives más. También se sufre pérdida de visión. Se sobrevive menos tiempo que los individuos normales, seguramente por la inflamación crónica del corazón.

En tercer lugar intervino Philip Mease, de la University of Washington School of Medicine. Mease se centró en la psoriasis. Se sabe, por ejemplo, que los faraones egipcios ya sufrían espondilitis anquilosante. La psoriasis ocurre en el 2 o 3 % de la población mundial. Es crónica. Entre el 10 o el 20 % de los pacientes con psoriasis desarrolla artritis.

Finalmente intervino Peter Taylor, de la Oxford University. Habló de los tratamientos disponibles, que resultan todavía muy caros. Con todo, el ejercicio es importante en el paciente: el descanso es desaconsejable porque aumenta la rigidez. Hay fármacos antiinflamatorios, pero con efectos secundarios indeseables.

Taylor se encuentra desarrollando un fármaco nuevo muy prometedor, Apremilast, aunque los ensayos todavía se han llevado a cabo con pocos pacientes: aún no son ensayos estadísticamente significativos. Su compuesto inmunomodulador oral en fase de investigación, en pacientes con espondilitis anquilosante, se presentó estos días en la reunión científica del American College of Rheumatology en Chicago.

Después de los especialistas, se le cedió el turno de palabra Patrick Donelly, un diagnosticado por espondilitis a fin de que explicara su experiencia, sobre todo los efectos secundarios de los fármacos, como el descenso de los niveles de hierro. También recalcó, tal y como lo hiciera Taylor, que hay que hacer ejercicio y mantenerse activo para que haya cierta mejoría.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario